CIUDAD DE MÉXICO, 16 de abril de 2016.- El titular de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos calificó de "repugnantes" los hechos plasmados en un video donde elementos militares torturan a una mujer, en Ajuchitlán, Guerrero.

Admitió que hay indignación en las filas militares por los hechos ocurridos hace 14 meses -que fueron dados a conocer esta semana- y afirmó que empañan la imagen de la Sedena.

"Son estos sucesos repugnantes que aunque aislados dañan de manera importante nuestra imagen y el prestigio ganado en 100 años de lealtad", expresó ante 26 mil militares reunidos en la explanada Damián Carmona, del campo militar número 1.

Fue un acto de cierre de filas con "sus muchachos" como ha llamado a los soldados, que apenas llegó el general y a su voz de mando disciplinada y rápidamente se acercaron a él.

Fue también un llamado de atención y el preludio de una disculpa inédita a la sociedad de parte del titular de la Sedena por el actuar de elementos militares, que ya habían sido cuestionados por los operativos de Tlatlaya y Apatzingán, aunque sin video de por medio.

Pero antes de la disculpa Cienfuegos reiteró su condena a los hechos, que aseveró son impropios de quienes portan el uniforme verde olivo.

"Hechos deplorables que no sólo nos denigran como soldados, sino que traicionan la confianza ganada por esta institución", señaló, ante la atención y silencio marcial de los elementos que podían ver al general en dos enormes pantallas.

El mensaje no sólo llegó a los presentes en el Campo Militar, sino también a 130 mil elementos acuartelados en diferentes campamentos quienes escucharon la transmisión en vivo.

"Quienes actúan como delincuentes, quienes no respetan a las personas quienes desobedecen no sólo incumplen la ley, no son dignos de pertenecer a las fuerzas armadas", advirtió, de manera enérgica.

Les pidió respetar la ley y la integridad de la ciudadanía y no actuar de manera delincuencial.

"No podemos enfrentar la ilegalidad con más ilegalidad.

La delincuencia se contiene con la ley en la mano, con la ley en la mano de todos los que tenemos esta alta responsabilidad".

Fue un mensaje para todos los militares y una disculpa para la sociedad.

"En relación a los reprobables actos a los que me he referido y hoy me congregan en nombre de todos los que integramos esta gran institución ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad agraviada por este inadmisible evento".

Pero también les pidió sentirse orgullosos de formar parte del Ejército y de servir a México.

Concluyó con vivas al Ejército, a la Armada, a la Fuerza Aérea y tres veces a México, y como una sola voz, un coro gigante e imponente lo replicó.

Apenas se retiró, en cosa de dos minutos los soldados rompieron filas y despejaron la explanada.