CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo de 2016.- El Instituto Nacional de Migración (INM), con estricto apego al marco legal y respeto irrestricto a los derechos de las niñas, niños y adolescentes, refrendó su compromiso de salvaguardar su integridad en el rescate, protección y atención a quienes transitan por territorio nacional, independientemente de su situación migratoria o nacionalidad, informó el propio INM a través de un comunicado.

El INM prioriza la seguridad de los menores, el respeto a sus derechos, la unidad familiar y su interés superior, brindándoles atención personalizada a niñas, niños y adolescentes a través de los Oficiales de Protección a la Infancia (OPI’s) desde su rescate hasta el retorno asistido a sus países de origen.

A los menores de edad que se encuentran administrativamente de manera irregular en territorio nacional y que huyen de condiciones de vulnerabilidad de su país de origen, el INM ofrece un trato humanitario, no obstante, que el destino de los menores es llegar a los Estados Unidos y utilizan a México como un país de paso.

Desde el año 2013, el INM no recibe de ningún tipo de organismo o  dependencia, nacional o extranjera, a través de programas o iniciativas, recursos económicos para la operación migratoria en México. El único presupuesto ejercido es el autorizado por la Cámara de Diputados, mismo que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación en el ejercicio del Presupuesto de Egresos de la Federación 2016.

Las niñas, niños y adolescentes migrantes extranjeros rescatados sin ningún tipo de acompañamiento, como lo marca la ley, son canalizados a los Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia de los estados y municipios. Notificándoles inmediatamente a los países de origen de su rescate para que se localice a sus familiares y privilegiar en todo momento la unidad familiar.

Todas las niñas, niños, y adolescentes no acompañados se les ofrece el refugio en México y el INM tiene documentado que los menores de edad lo rechazan porque su único propósito es llegar a los Estados Unidos o reencontrarse con sus parientes más cercanos debido a que en México no tendrían la oportunidad de hacerlo.

Es prioridad del INM la reunificación familiar, con especial atención de los menores que viajan no acompañados. A través de los Oficiales de Protección a la Infancia son trasladados a su lugar de origen y en todo momento se privilegia la salvaguarda y protección de sus derechos humanos, debido a que son rescatados en condiciones de riesgo y vulnerabilidad en su trayecto al país del norte.

Sin excepción, a todas y todos se les informa sobre sus derechos y se les brinda, entre otros, servicios de alojamiento, alimentación, comunicación telefónica con sus representaciones consulares y familiares, atención médica y psicológica, áreas de recreación y entretenimiento y el retorno asistido.

La debida protección y atención a las niñas, niños y adolescentes migrantes, es monitoreada permanentemente por organismos nacionales, internacionales y organizaciones no gubernamentales.

La Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes privilegia el interés superior de estos grupos y dicta medidas especiales de protección en el país que las autoridades mexicanas deben asumir en estos casos, siempre con el debido respeto de los derechos fundamentales de las personas, la unidad familiar o en su caso la reunificación.

La movilidad de las niñas, niños y adolescentes, familias y grupos vulnerables tiene que observarse de manera integral y ponderar, desde el origen de la movilidad, las causas que motivan que estos grupos salgan de sus países de origen.

El INM considera que se necesita llevar a cabo una valoración objetiva de lo que está sucediendo en países donde se origina la migración y realizar una evaluación integral que permita atender este grave problema, no únicamente observarlo en el capítulo México que es país de tránsito y eventualmente de destino.