MÉXICO, DF., 14 de diciembre de 2015.- En el proceso de fijación de los salarios mínimos para 2016, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) atendió y analizó las propuestas de todos los grupos y personas que quisieron pronunciarse respecto al tema del salario, afirmó el Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida.

A través de un comunicado, el titular de la STPS recordó que desde el pasado 1 de diciembre la Conasami (en la cual se encuentran representados los factores de la producción del país), entró a la fase de definición, tomando en cuenta también las opiniones del Banco de México, la Secretaría de Hacienda, consultando y evaluando los estudios de la Secretaría del Trabajo y del órgano asesor que se creó en octubre del año pasado donde participa la UNAM, el ITAM, la UAM, el INEGI y el CONEVAL, y sobre eso tomó una determinación.

“Como lo decía, a veces hacer lo correcto tiene costos, pero hay que asumirlos, y lo que la CONASAMI hizo lo hizo transparente, lo dieron a conocer los involucrados, los factores de la producción, y ahí está el resultado, que además es positivo para el país porque se están entregando cuentas”, afirmó.

El funcionario federal informó que este año el poder adquisitivo del salario creció el 5.5 por ciento, y con el incremento al salario mínimo fijado por la Conasami de 4.2 por ciento, se superaría el 6 por ciento.

“La recuperación del poder adquisitivo en estos tres años ha sido de alrededor de 6 por ciento, con toda seriedad, sin inflación; conservando la planta de empleo; sin rompimiento de diálogo social, no hay huelgas en 25 meses; con migración hacia la formalización del empleo, de un millón 790 mil personas; con aumento en la productividad de algunos sectores en 1.6 por ciento”, sostuvo.

“La determinación de 4.2 por ciento de aumento al salario mínimo es superior en el doble a la inflación que va a tener este año el país, no va a ser de 2.2, oficialmente confirmó el Banco de México el pasado jueves que la inflación será del 2 o menos; y desde luego está por encima de lo que la Cámara de Diputados aprobó que tendría que ser la inflación esperada para el próximo año, que va a ser también en el pronóstico que se tiene inferior”, detalló.

Navarrete Prida explicó que el 25 por ciento de los trabajadores y empleadores del país que aporta el 75 por ciento Producto Interno Bruto no se mide por salario mínimo sino sus contrataciones colectivas son mucho más altas; por otro lado el 75 por ciento de trabajadores y patrones restantes que sí se miden ahí, que se encuentran en su migración a la informalidad y tienen dificultades enormes para sufragar su nómina, no podrían pagar un incremento por decreto cuando su situación productiva no ha cambiado en nada.

En respuesta a la pregunta de si habría condiciones para un incremento superior del salario mínimo como lo han señalado diversas voces, el Secretario Alfonso Navarrete Prida señaló que “el primer paso es desvincularlo de factores inflacionarios para que esté libre y pueda correr; el segundo paso, que es el más importante, es ver cómo podemos ayudar a que la canasta básica, que es donde afecta el poder adquisitivo de los salarios mínimos, efectivamente funcione como canasta básica sin los efectos inflacionarios, que son catastróficos para la gente que tiene el menor ingreso”, subrayó.

El encargado de la política laboral del país indicó que en México se están dando condiciones para continuar en la ruta de la recuperación del poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores, y no descartó la posibilidad de que el próximo año la Conasami se vuelva a reunir para analizar este incremento

 “Lo importante aquí es ver en qué condiciones saca el Congreso la ley de la Unidad de Medida de Cuenta, en qué condiciones termina ya de publicarse la reforma constitucional, exactamente cómo se desenvuelve la economía en un marco tan incierto como en el que estamos viviendo”, apuntó.