CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero de 2016.- Vidulfo Rosales, representante legal de los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, aseguró que fue el Gobierno mexicano el que bloqueó una posible reunión con el Papa Francisco, en su más reciente visita a México.

Después de su reunión con la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez, en las instalaciones de esta dependencia federal, el abogado aseguró que una entrevista con el Santo Padre habría ayudado en la intervención con el Gobierno mexicano para tratar el tema de la desapariciones forzadas y las demás víctimas de violencia que existen en el país.

“Somos víctimas como los otros compañeros y en esa calidad de víctimas se pidió un acercamiento con el Papa, para que diera una palabra de apoyo, una palabra de aliento, pero para también dar un estímulo a las demás víctimas y esto hubiera sido bueno la intervención del Papa con el Gobierno mexicano para el debido esclarecimiento de los hechos, es lo que nosotros vislumbramos y hoy en día ha quedado plenamente que se impidió a toda costa de parte de las autoridades mexicanas una entrevista.

“Porque una entrevista con los padres presupone evidenciar toda la serie de problemáticas que sufre nuestro país, que va de las desapariciones forzadas pasando por las ejecuciones extrajudiciales de México, así como los ataques a la libertad de expresión y a la protesta social en este país, pasando por la corrupción desbordada que vivimos en México y la filtración de los grupos delincuenciales en las instituciones de justicia, eso representa el caso Ayotzinapa”, comentó Rosales.

Agregó que la administración federal se encargó de no lograr el acercamiento con el líder máximo de la iglesia católica, ya que las autoridades temían que se revelaran todos los problemas que padece el país.

“Por eso se trató de impedir que los padres de familia tuvieran ese acercamiento, incluso resulta desesperanzador que no se haya dado un mensaje en la misa de Ciudad de Juárez, que es un lugar donde hay cientos de desaparecidos, pudiera haber un pronunciamiento, no sólo de los 43, si no del tema de los desaparecidos en general en este país, pero nos extraña de pronto y deja un vacío en las más de las 27 mil desaparecidos, deja un desconsuelo, un sabor agrio de que no se haya dado un mensaje”, comentó.

Sobre lo que dijo el Sumo Pontífice en su regreso a Roma, Italia, tras su visita a México, Vidulfo descartó que existan las diferencias o disputas con otros grupos que padecen el problema de desaparición forzada.

Incluso, dijo, que apoyan la ley de desaparición forzada y que se avale lo más rápido posible.

“De lo que dijo el Papa sobre la lucha entre organizaciones, nosotros como lo dejamos claro, no tenemos ningún problema con ninguna organización, con los compañeros de los otros desaparecidos tenemos una relación buena, entendemos que son luchas distintas porque datan de muchos años atrás, trabajan sobre la ley general de desaparición forzada en un proceso muy propio, nosotros no conocemos ese proceso, pero los apoyamos desde aquí y apoyamos la creación de esta ley lo más pronto posible.

“No vemos que haya una lucha entre ellos y nosotros, puede haber algunas diferencias de organizaciones que acompañan entre los padres, entre las víctimas, lo que si vemos es que hubo una obstaculización del Gobierno mexicano para evitar que los padres pudieran tener un acercamiento con el Papa, por muy mínima que esta parezca, se sigue por esa línea de querer alimentar una división que no existe con los otros desaparecidos, en querer alimentar esta idea de no pueden recibir a los 43 porque no son víctimas especiales o de primera, nosotros nunca hemos dicho eso”, concluyó.