CIUDAD JUÁREZ, Chih., 17 de febrero de 2015.- Entre abrazos de niños, enmarcado por el himno del Vaticano, acompañado del presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, y vitoreado por miles de fieles en el Aeropuerto de Ciudad Juárez, el Papa Francisco dijo adiós a México, después de seis días de visita.

Minutos después de las 20 horas, el Papa se despidió de México, y antes de abordar el avión que lo lleva a Roma, saludó a parte del Gabinete Presidencial; y donde la procuradora Arely Gómez le entregó un presente.

Flanqueado por el Presidente y su esposa, el Papa transitó una larga alfombra roja, hasta el pie de la escalinata del avión. Ahí, dialogó brevemente con Peña Nieto y Angélica Rivera, de quien se despidió de beso.

El hombre de blanco ascendió los 23 peldaños de la escalera, giró, hizo un saludo con la mano derecha y mientras, el mariachi entonaba Las Golondrinas, se introdujo al aeroplano.

Entre tanto, las personas agitaban pañuelos blancos, amarillos y rojos, gritaban vivas al Santo Padre y algunas derramaban lagrimas. 

A las 20:17 horas, la aeronave empezó su camino rumbo a la pista de despegue. De una de las ventanillas, el Papa Francisco agitaba la mano, dando el último adiós a nuestro país, y dibujando bendiciones. El avión despegó a las 20:40 horas.