CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero de 2016.- Los senadores del PRD trabajarán en las alternativas necesarias para enfrentar la crisis potencialmente severa que se espera en materia económica y en las finanzas públicas ante la caída de los precios del petróleo y la depreciación del peso, informó el Grupo Parlamentario del sol azteca a través de un comunicado.

La primera acción será insistir en la recuperación del salario mínimo, cuyo primer paso fue la desindexación, con el objetivo de que se convierta en un motor de reactivación del mercado interno y de disminución de la desigualdad entre las y los mexicanos.

Los integrantes de la fracción perredista en el Senado señalaron que ante el complejo panorama económico, durante el segundo periodo de sesiones del primer año de la 63 Legislatura insistirán en la adopción de una auténtica política de austeridad gubernamental para proteger el gasto en educación, salud e inversión productiva con especial énfasis en el sector social de la economía, MiPyMEs y pequeños productores del campo.

Asimismo, impulsarán un paquete de reformas para combatir de manera integral la desigualdad y fomentar la justicia social como la reforma constitucional al artículo 25 sobre el ingreso básico ciudadano y su respectiva legislación secundaria y la ley reglamentaria del artículo 4º constitucional en materia de derecho a la alimentación.

Para fortalecer la defensa de los derechos de las y los trabajadores, los senadores del PRD promoverán reformas al artículo 123 de la Constitución y a la Ley Federal del Trabajo con énfasis en el despliegue de la fuerza laboral de las mujeres y crear los tribunales de lo social, así como un seguro de desempleo que proteja el ingreso familiar de las y los trabajadores.

Así como la transformación del sistema de ahorro para el retiro que garantice pensiones dignas y el impulso al ahorro interno.

Por otro lado, el Grupo Parlamentario del PRD impulsará un tratamiento eficaz a la región económica sur-sureste para el fortalecimiento de la infraestructura social, productiva y de servicios.

Y una auténtica reforma educativa en el entorno de un debate nacional sobre la educación, la evaluación y la autoevaluación de instituciones y actores involucrados y sobre la infraestructura educativa como responsabilidad del Estado.

Finalmente, para ejercer de manera responsable la obligación del Senado de analizar la política exterior, el PRD impulsará una discusión detallada, pública y abierta de los alcances del Acuerdo de Asociación Transpacífico.