CIUDAD DE MÉXICO, 9 de mayo de 2016.- Ante la serie de agresiones al periódico Vanguardia y sus trabajadores, que llevó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a emitir una recomendación para proteger a sus integrantes, el diputado Omar Ortega Álvarez pedirá en la Comisión Permanente que ésta sea cumplida a cabalidad.

A través de una proposición de punto de acuerdo a consideración de la Comisión Permanente, propondrá al Congreso pida al Gobierno de Coahuila acatar la recomendación para proteger al Diario, sus periodistas y su personal, y a remitirle las pruebas de su cumplimiento.

Denunció que, de unos meses a la fecha, directivos y trabajadores del diario “Vanguardia” son objeto de intimidaciones, agresiones, hostigamientos y amenazas, lo que despertó la alerta de las y los periodistas del país y motivó que la CNDH solicitara al gobierno estatal medidas cautelares.

El diputado lamentó los ataques hacia el medio de comunicación que realiza grandes labores de investigación, como en el caso de la detención del expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en donde “Vanguardia” confirmó, con copias de cartas diplomáticas de la Embajada Mexicana en Madrid dirigidas a autoridades españolas, que el gobierno sí dispuso del aparato diplomático y consular para la liberación y repatriación de Humberto Moreira Valdés, detenido en España por “lavado” de dinero, delincuencia organizada y malversación de fondos.

Recordó que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Procuraduría General de la República (PGR) negaron, en principio, cualquier gestión a favor del ex presidente nacional del PRI y ex gobernador de Coahuila, pero luego pretendieron justificarla a raíz de una supuesta notificación de autoridades españolas.

Revelaciones de otros medios informativos, como el diario “El País, descubrieron que no fue así, pero el gobierno mexicano insistió en afirmar que no fue por iniciativa propia. Con las copias de las cartas diplomáticas en su poder, “Vanguardia” confirmó que sí.

Es decir, Moreira sí recibió apoyo especial del gobierno mexicano, a través de la SRE y la PGR, para su excarcelación de España con una rapidez inaudita, lo que también puede leerse en el sentido de que se trató de un uso faccioso del aparato diplomático a favor de una cúpula política corrupta.

“Pese a la existencia de pruebas y la exigencia de rendición de cuentas a las titulares de la SRE y la PGR para explicar esta atención especial, nada ha pasado: ambas titulares siguen bajo el cobijo de la impunidad”, denunció Ortega Álvarez.