MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2015.- Plenamente recuperado y con renovadas fuerzas, el ex gobernador Fausto Vallejo regresa de lleno a la actividad política, y habla claro y sin restricciones en Quadratín TV con Guadalupe Santacruz.

El ex gobernador habla fuerte y claro, no deja tema al margen de la reveladora charla en la que reconoce que pudo “haber hecho un esfuerzo mayor y continuar en la gubernatura”.

Rechazó haber dejado el cargo por las acusaciones en contra de su hijo Rodrigo y considera que su decisión se basó en su enfermedad y en “una serie de problemas muy serios en donde se requería la aptitud física al 100 por ciento y yo ya no podía estar pidiendo permisos”, explica a Guadalupe Santacruz de Quadratín TV.

En la charla, Vallejo Figueroa desmiente los rumores de su presunta salida del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y asegura contundente que “no voy a cambiar ni de religión, ni de partido, ni de familia, lo he dicho siempre y ahí estaré, aunque a algunas gentes les estorbemos”, advierte para señalar que en el tricolor no todo es miel sobre hojuelas.

El ex gobernador rompe la tradición de sus predecesores y anticipa apoyará a todos los candidatos a diputados federales de su partido “porque el PRI requiere de la mayoría en el Congreso, porque si no se da eso, puede haber contrarreformas”, advierte.

No obstante, Vallejo Figueroa siembra la duda y advierte que “voy a apoyar a casi todos los candidatos a diputados federales, salvo a uno que no me late”, pero se reserva el nombre y deja la denuncia para mejor momento.

Con franqueza sorprendente, el ex gobernador Vallejo reconoce que “en un proceso a veces las responsabilidades pueden hacer que uno se manche de sangre”, pero se deslinda y asegura que él ni se manchó las manos ni se llenó los bolsillos de dinero: “yo ya lo repetí, salí con 500 mil pesos.

Sin miramientos, el ex gobernador rechaza tajantemente presuntos vínculos con la delincuencia, pero reconoce haber recibido “un mensaje y un video el señor Servando, que destapamos con don Miguel Osorio Chong, con el secretario de Sedena, de la Marina, con el procurador, donde me mandaba un mensaje en el que quería un acercamiento con uno para apaciguar las cosas”.

Fausto Vallejo califica de “una infamia”, vincular su triunfo electoral con el crimen organizado, y refiere que “hay un testigo de calidad de mi partido, que es el actual delegado, Moreno Peña, que fue quien nos ayudó en lo electoral en mi campaña”.

Sin embargo, muestra el valor de la lealtad al reconocer como amigo a su ex secretario de Gobierno, Jesús Reyna García, preso por delincuencia organizada. “Sí, sí hay amistad y hay respeto, confío obviamente en que salga pronto de ese problema en el que se encuentra”, señala.

Respecto de los presuntos desvíos en su administración, el ex gobernador los asume, pero aclara que los que se registraron en su administración fueron acciones necesarias para cubrir compromisos de la administración y no raterías. Puso como ejemplo los más de 2 mil millones de pesos que entregó al rector Jara Guerrero en su momento, porque si no se hubiera ocasionado “un verdadero desastre”.

Lejos del fragor de la lucha política frontal, el experimentado político michoacano no habla mal de ninguno de sus contendientes, pero de algunos habla demasiado poco como si no quisiera tocar el tema.

A su sucesor, gobernador Salvador Jara Guerrero, por ejemplo,  lo define solamente como “un gobernador sustituto”, en tanto que al candidato de su partido, Ascención Orihuela Bárcenas lo define como “candidato del PRI”, y señala que Chon sólo lo ha llamado dos veces pero en ningún caso lo ha invitado a su campaña.

De sus presuntas alianzas con el candidato del partido de la Revolución Democrática, Silvano Aureoles Conejo, el político Michoacano, simple y llanamente señala que “ven moros con tranchete. Mis respetos para Silvano, vuelvo a repetir, hemos tenido muchos acercamientos para platicar los asuntos de Michoacán, como tengo acercamiento con Lázaro Cárdenas Batel, como tengo acercamiento con el licenciado Tinoco Rubí, como tengo acercamiento con el doctor Genovevo Figueroa. Tengo relaciones con todos los políticos”, señala.

Al candidato perredista, Vallejo lo considera su amigo. “Mi amigo. Fue adversario pero se ha comportado como amigo, con mucha generosidad, sin rencores porque yo creo que fue una lucha abierta, clara transparente, y como diputado nunca nos vino a atacar, nunca nos vino a hacer grilla barata, sino que vino a hacer una gestión, cosa que se le platica mucho, pero yo creo que esa es política blanca”, concluye el gobernador.