CIUDAD DE MÉXICO, 28 de febrero de 2016.- Derivado de denuncias ciudadanas y como resultado al combate frontal del delito de trata de personas, la Procuraduría General de Justicia capitalina en coordinación con la Policía Federal, rescató a 87 mujeres que eran explotadas y detuvo a ocho probables responsables al efectuarse un operativo en cuatro bares clandestinos, los cuales formaban un corredor en todo avenida Tláhuac, delegación Iztapalapa. 

Durante la primera acción Jesús David N, dueño del sitio, Juan Arturo N y Genaro N fueron capturados luego de que se cumplimentó una orden de cateo girada por el Juez 18 Penal, para el inmueble localizado en Avenida Tláhuac, colonia Pueblo San Lorenzo, donde se encontraron 30 mujeres, mayores de edad, sometidas a prácticas sexuales. 

Una vez realizadas las diligencias, se estableció que la mecánica de explotación consistía en que las afectadas eran enganchadas por el propietario del negocio para que dieran servicio como damas de compañía; sin embargo, se les exigía consumir bebidas alcohólicas con los clientes, los cuales les podían hacer tocamientos de índole sexual y sostener relaciones íntimas dentro o fuera del establecimiento, entregando la mayor parte del pago a los encargados. 

En el mismo sitio se inspeccionó otro bar del cual fueron rescatadas 20 víctimas, tres de ellas menores de edad, y se detuvo a Petra N, como probable responsable.

En el tercer negocio ubicado también en dicha demarcación, se logró liberar a 5 mujeres y se aseguró a Arturo N e Isela N; mientras que en el cuarto predio de la misma zona, se rescató a 32 agraviadas y se aprehendió a Javier N y Miguel N.

Cabe señalar que cinco de los imputados fueron sorprendidos en flagrancia por elementos de la Policía Federal dentro de éstos tres últimos bares, los cuales tenían como modus operandi hacer que los asistentes consumieran bebidas alcohólicas con las ofendidas y en ocasiones, por otro pago mayor a lo que ingerían, podían sostener relaciones sexuales con ellas dentro o fuera de éstos.

Una vez integrada la averiguación previa, y tras ser plenamente identificados por sus víctimas a través de la cámara de Gesell, los varones fueron consignados al Reclusorio Preventivo Oriente y las mujeres al Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla donde quedaron a disposición de un Juez Penal en turno por el delito de trata de personas en su modalidad de prostitución ajena. 

Los inmuebles investigados quedaron asegurados por la representación social.

Las 87 mujeres rescatadas recibieron apoyo psicológico, médico y orientación jurídica, el dictamen de psicología forense determinó afectación y alto grado de vulnerabilidad, por lo cual la Subprocuraduría de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad intervino para brindarles la atención integral a estas víctimas.