CIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio de 2016.- Las redes sociales como Twitter o Facebook se han convertido en un escenario para la comisión de delitos electorales y su persecución se dificulta para las autoridades electorales, informó el Observatorio Electoral 2.0 de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En su boletín digital 6, el observatorio que monitorea campañas y elecciones, recordó que por ejemplo en 2015 las redes sociales sirvieron para difundir resultados de encuestas y se puso en marcha una estrategia donde personalidades tuitearon a favor de un partido político el mismo día de la contienda (no lo menciona, pero se refiere a los tuits de actores de telenovelas en favor del Partido Verde Ecologista de México, el PVEM).

Con la elección en 14 estados, 12 de los cuales renovarán gubernaturas y donde la Ciudad de México elegirá su Constituyente, el Observatorio no descarta que la situación pueda repetirse “quizá más sutilmente, suponiendo una mayor dificultad a la autoridad encargada de la persecución y sanción de delitos electorales”.

Por ello, se dio a la tarea de enumerar los delitos para que la ciudadanía sepa que puede cometer uno aún sin saberlo, o para que conozca cuáles pueden incurrir los funcionarios electorales o representantes partidistas y denunciarlos ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Los delitos cometidos por cualquier persona son los siguientes:

  • Solicitar o que le soliciten evidencia del sentido de su voto o que violen su derecho a emitir su voto secreto (como cuando piden tomar foto con celular de la boleta cruzada a favor de un partido, que luego se viralizan).
  • Publicar o difundir por cualquier medio resultados de encuestas o sondeos de opinión que den a conocer preferencias electorales, durante los tres días anteriores a la elección y hasta la hora del cierre oficial de las casillas (es común que ciudadanos suban a las redes resultados de encuestas o que el día de los comicios militantes busquen disuadir del voto con información falsa de que su compañero de partido va adelante).
  • Intimidar o provocar temor por cualquier medio en el electorado, atentando contra la libertad de emitir el voto (es común ver en redes sociales información casi siempre falsa sobre casillas peligrosas u hombres armados que dan rondines, con el objetivo de disuadir a los votantes).

Los delitos que pueden cometer los funcionarios partidistas son los siguientes:

  • El que divulgue de manera pública y dolosa noticias falsas en relación al desarrollo de la jornada electoral o de sus resultados.
  • También al que realice o distribuya electoral el día de las elecciones.

Respecto a los cometidos por funcionarios electorales se trata del siguiente:

  • El funcionario electoral que divulgue, de manera pública y dolosa, noticias falsas en relación al desarrollo de la jornada electoral o de sus resultados.

El teléfono para denunciar es el 01800 833 72 33 o en www.fepadenet.gob.mx