CIUDAD DE MÉXICO, 19 de septiembre de 2019. — El Gobierno capitalino realizó conforme a lo previsto el Macrosimulacro y el reporte registrado la tarde de este jueves es que el 4 por ciento de los altavoces son los que no sonaron con el particular sonido de emergencia.

“Son 12 mil 354 altavoces, aquí está el director del C5, y fue alrededor del cuatro por ciento  de las alarmas sísmicas las que no funcionaron, eso obviamente es un llamado de atención nuestro hacia nuestro equipo de C5 para que pueda acelerarse todo el proceso y que cada vez sean menos el número de altavoces que no esté funcionando en la ciudad”, explicó la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.

“Es un porcentaje que está asociado a los mantenimientos, pero eso no quiere decir que no debemos de disminuir este porcentaje al máximo”, agregó en la conferencia de prensa donde se abordaron los detalles de los protocolos aplicados.

A través de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC), informó que se realizó el Macrosimulacro 2019 con el que se conmemoró un aniversario de los sismos de 1985 y 2017; y en el que se trabajó estrechamente con la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) del Gobierno de México y todos los estados de la República.

Una vez concluido todo el ejercicio de simulacro, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo agradeció la participación de cerca de 7 millones de personas y subrayó la importancia de la coordinación entre dependencias y la participación de todos los sectores.

“El simulacro del día de hoy nos deja una enseñanza. Por un lado, un enorme agradecimiento a todos por su participación que es muy importante y también nos deja la enseñanza de que tenemos que prepararnos todavía más. Esta es una ciudad con alta sismicidad, sabemos que podemos tener sismos de alta intensidad, que representen riesgos y la mejor manera de afrontarlos es tener conocimiento y prepararnos de mejor manera. Es decir, la prevención”, puntualizó.

En punto de las 10:00 horas de este jueves 19 de septiembre, el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), activó la Alerta Sísmica a través de 12 mil 354 altavoces que operan el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), así como en las televisoras y radiodifusoras que cuentan con este servicio, además de los edificios públicos, privados y escuelas de la Ciudad de México que tienen instalados los receptores.

En este Macrosimulacro, participaron cerca de 7 millones de personas y un total de 22 mil 669 inmuebles que se registraron a través de la plataforma electrónica preparados.gob.mx/simulacro administrada por Coordinación Nacional de Protección Civil; que incluyó edificios públicos, mercados, unidades habitacionales, 55 embajadas, Centros de Transferencia Modal (CETRAM); así como la red de universidades; también participó activamente la red del Sistema de Salud de la Ciudad de México, todas las escuelas del turno matutino, la Central de Abastos, e inmuebles particulares.

Al momento de la activación de la Alerta Sísmica, siguiendo las recomendaciones de la SGIRPC y las brigadas internas de Protección Civil en inmuebles, se procedió a la evacuación de edificios.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana realizó cortes a la circulación vehicular para permitir las evacuaciones y que estas se llevaran a cabo de manera segura y ordenada; así mismo se realizaron sobrevuelos de cinco helicópteros del Agrupamiento Cóndores.

Cabe recalcar la participación activa y responsable de todas las dependencias del Gobierno de la Ciudad de México, que activaron los protocolos internos de actuación correspondientes.

Los cuerpos de emergencia, de los gobiernos federal y local, desplegaron operativos, instalando puestos de mando, en: Zócalo, Insurgentes y Reforma, División del Norte y Cuauhtémoc y Eje Central esquina con Ricardo Flores Magón.

Las dependencias involucradas con el simulacro fueron la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil con 60 elementos; la Secretaría de Seguridad Ciudadana con 25 mil 683 elementos, cinco helicópteros, tres drones, 15 ambulancias, 40 moto patrullas, 2 mil 707 patrullas y un puesto de mando móvil; el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) con 80 paramédicos y 25 elementos de grupo BREC (Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas); el H. Cuerpo de Bomberos de la Ciudad con 2 mil 300 elementos y la Secretaría de la Defensa Nacional con 5 elementos.

En las 16 alcaldías se instalaron sus consejos y centros de mando con cada uno de los representantes del Gobierno capitalino y de la secretaría, así como las 16 jurisdicciones sanitarias. Además se instaló la mesa de atención para la búsqueda de personas encabezada por los comisionados de búsqueda y víctimas.

“La otra parte muy importante, que yo la viví en 2017 que fui Jefa Delegacional de Tlalpan, es que no había un protocolo de coordinación con las alcaldías y en este caso funcionó perfectamente. Los 16 alcaldes y alcaldesas estuvieron en coordinación con la secretaria de Gobierno, y con la secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, en todo momento hubo información”, apuntó.

Una vez activada la alerta, se inició el protocolo del Plan de Emergencia Sísmica con el traslado de parte del Gabinete al C5 para instalar el Comité de Emergencias; se activaron las 70 Coordinaciones Territoriales y se instalaron los Consejos de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de las Alcaldías, con la presencia de representantes de la Jefa de Gobierno en cada una.

En la conferencia realizada en el C5, Sheinbaum refirió que durante el simulacro se estableció contacto para instalar la Comisión de Seguridad Estructural que tiene relación con la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, la Asociación Nacional de Directores Responsables de Obra y Corresponsables (ANDRO), el Colegio de Ingenieros Civiles, la UNAM y el IPN (que tienen alrededor de mil ingenieros dispuestos a participar en la revisión estructural).

“Yo creo que fue muy bueno el simulacro en general. Algo muy bueno fue la colaboración; primero la coordinación general entre el Gobierno de México y el Gobierno de la Ciudad de México, cada una de las Secretarías del Gobierno de la ciudad sabía cuál era su papel y tenían la información a la mano en el momento en que se les solicitó”, expresó.

Al momento en que se realizó ejercicio ciudadano hubo 26 personas con lesiones menores, crisis nerviosas, desmayos, esguinces y una fractura. Todos fueron atendidos por elementos de urgencias.

Se activaron los protocolos para la instalación de 52 centros de acopio y 74 refugios temporales.

De los mil 890 inscritos en la plataforma de voluntarios informativos en caso de desastre Sentika, reaccionaron al llamado 466, de acuerdo con datos de la ADIP.

Al dar a conocer el reporte de todas las acciones que se realizaron antes, durante y al término del simulacro, la Jefa de Gobierno reiteró el llamado a mantener este tipo de ejercicios para estar prevenidos en caso de una contingencia de este tipo.

“Esto nos ayuda a fortalecer la prevención. Como siempre lo hemos dicho, la prevención es nuestra fuerza y tenemos que seguir trabajando para estar todavía más preparados en caso de un sismo de gran magnitud en la Ciudad de México”.

Uno de los acuerdos fue realizar un simulacro cada tres meses para mejorar la capacidad de respuesta. Las fechas y horarios se informarán oportunamente.