CIUDAD DE MÉXICO, 31 de julio de 2017.- México se mantiene como un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata de personas.

Las estimaciones sobre el número de personas víctimas de trata en México varían entre 50 mil hasta 500 mil casos, de acuerdo con cifras no actuales de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Esto se debe a que estadísticas disponibles sobre el delito son muy escasas y están poco sistematizadas, es decir, en algunos estados del país simplemente no hay información.

En el marco del Día Mundial contra la Trata de Personas, el Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República dedica su edición a la serie Al día: las cifras hablan, un trabajo académico cuyo objetivo es apoyar el trabajo parlamentario.

Las Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su siglas en inglés) recomienda promover unidades de capacitación especializada e interdisciplinaria para el personal que atiende a las víctimas de trata, así como personal especializado en la materia que permita el combate efectivo de este delito.

El documento del IBD destaca que “el delito de trata no es denunciado y cuando se hace, existe una tendencia a reclasificarlo en otros delitos como lenocinio, estupro, violación y otros delitos.”

La misma UNODC señala que la baja tasa de denuncia responde, por un lado, al temor de revictimización cometida por las autoridades o porque la víctima se encuentra bajo la amenaza por parte de los tratantes y, por otro lado, la dificultad de integrar los elementos de tipo penal.

Las cifras sobre trata de personas en México de 2014, alerta que cada año alrededor de 21 mil menores de edad son captados por las redes de trata de personas con fines de explotación sexual y 45 de cada 100 son niñas indígenas.

Las mujeres, particularmente las niñas, adolescentes y jóvenes, son más susceptibles a ser víctimas del delito de trata, lo que se traduce como una vulneración de derechos humanos altamente feminizada y una forma de violencia con base en el género, indica la CNDH y cifras oficiales de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Datos del año pasado revelaron que 93 por ciento de las víctimas de trata de personas en México son mujeres y 26 por ciento menores de edad. De esto último, hasta hace tres años, el número de niños sometidos a esclavitud sexual varía de 16 mil a 20 mil.

Otras cifras indican que los menores sujetos a explotación sexual en México ascienden a 70 mil de los cuales 50 mil son explotados en las zonas fronterizas y 20 mil en el resto del país.

Alrededor de 45.4 por ciento de las víctimas son captadas por una persona conocida, 49.1 por ciento por desconocidos y 5.5 por ciento por miembros de la delincuencia organizada, de acuerdo a la revisión de estadística que realizó el IBD.

Nuevas tecnologías, presentes en uno de cada cinco casos de trata de personas

Actualmente la OEA, asegura que factores como la pobreza, desempleo, falta de acceso a servicios básicos, pertenencia étnica o racial, conflicto armado, entre otros, facilita que las mujeres y otras personas de determinados grupos sean más propensas a enfrentar esta forma de violencia.

Además, la CNDH alerta que el uso de las nuevas tecnologías de la información, en particular del Internet, ha adquirido en los últimos años gran relevancia para la captación de las víctimas por el crimen organizado, pues estima que el Internet está presente en uno de cada cinco casos de trata de personas

“Más de 50% de los delitos cometidos vía Internet se relacionan con la pornografía y la trata de menores de edad con fines de explotación sexual.”

Las ciudades del país consideradas como de alta incidencia de trata de personas son: Tijuana y Mexicali (Baja California); Nogales (Sonora); Ciudad Juárez (Chihuahua), Nuevo Laredo y Matamoros (Tamaulipas), Cancún (Quintana Roo), Tapachula (Chiapas), Acapulco (Guerrero), Ciudad de México, Tlaxcala, Puerto Vallarta (Jalisco), Los Cabos (Baja California Sur), Veracruz y Oaxaca, señala el documento del IBD, apoyado en la UNODC.

Aunque a nivel internacional y nacional, el estado de Tlaxcala es considerado como una de las entidades con los más altos índices del delito de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.

Y en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz se han registrado casos de niños y niñas que son víctimas de trata de personas con fines de mendicidad.

La trata de personas un delito que explota principalmente a mujeres, niños y niñas con numerosos propósitos. En 2013, la Asamblea General de la Naciones Unidas estableció el 30 de julio como el Día Mundial contra la Trata de Personas con el propósito de “concientizar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano y para promocionar y proteger sus derechos”.