CIUDAD DE MÉXICO, 21 de diciembre de 2018.- En larga sesión ordinaria que continuó hasta esta madrugada en el Senado de la República, Martha Bárcena Coqui fue ratificada como embajadora de México en Estados Unidos.

En votación nominal se aprueba en lo general y en lo particular con 119 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, el dictamen por el que se ratifica el nombramiento.

Martha Bárcena explicó que su agenda de trabajo la integran ocho ejes fundamentales: profundización de la interlocución política; comercio e inversión; desarrollo humano sustentable; migración; seguridad; defensa de los mexicanos; fortalecimiento de los vínculos con las comunidades mexicanas y comunicación unificada en redes sociales.   

La diplomática destacó la importancia de explicar, y defender ante autoridades y sociedad estadounidense, los objetivos del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Advirtió que sin la colaboración indispensable del Sendo de la República su tarea no tendrá éxito.

Informó que no concentrará toda la actuación de la embajada sólo con la Casa Blanca, sino con todas las secretarías del Poder Ejecutivo, el Legislativo, autoridades estatales y locales; sociedad civil y asociaciones de mexicanos residentes en ese país, la academia el sector privado, medios de comunicación, entre otros.

Precisó que lo anterior tiene como objetivo combatir la propaganda racista y antimexicana que hoy difunde los sectores más conservadores de Estados Unidos y enfatizar la importancia y contribución de los mexico-americanos en la economía estadounidense.

Consideró que uno de los retos más urgentes es la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, que, en febrero, podría someterse para su ratificación a los poderes legislativos de las tres naciones.

En la política de cooperación de desarrollo aseguró que atenderá primordialmente las acciones conjuntas en el sureste mexicano y Centroamérica. Anunció que se prevé incorporar a esta estrategia a otros socios como Canadá, la Unión Europea y organismos internacionales.

Reconoció que en el tema migratorio existen enfoques muy diferentes con Estados Unidos. Una de las funciones de la embajada será explicar por qué la nueva política migratoria de México se basará en los derechos humanos y el desarrollo. Dejará, además, en claro que la migración no debe ser criminalizada.

Para la protección de los derechos de los mexicanos en la Unión Americana, dijo que los consulados actuarán como procuradurías de defensa del migrante y para detectar los casos donde se requiere una acción conjunta