CIUDAD DE MÉXICO, 11 de septiembre de 2019. — Personal de la Fiscalía General de la República (FGR), con apoyo de la Policía Federal (PF), ejecutó una orden de cateo en cinco inmuebles en los municipios de Puebla y Amozoc, en el estado de Puebla, probablemente relacionados con los delitos de sustracción y posesión ilícita de hidrocarburo de tipo Gas L.P.

De acuerdo a un comunicado de la FGR, la orden de cateo fue solicitada por agentes del Ministerio Público Federal (MPF), adscritos a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), y librada por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio con sede en Puebla y tras ejecutarse, se aseguraron vehículos, armas y se detuvo a 21 personas.

El aseguramiento, realizado por elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM), encabezados por el representante social federal, incluyó seis tanques con capacidad para 5 mil litros; 13 pipas de diferentes capacidades; un camión repartidor con 36 tanques de diversas capacidades; tres vehículos de pasajeros, tipo van; así como cajas que contenían cartuchos de distintos calibres y tres armas cortas.

EL MPF de la SEIDO se trasladará a la sede delegacional de la FGR en Puebla para continuar con la integración de las carpetas de investigación para que en los términos constitucionales, se lleven a cabo las audiencias legales en todas sus etapas, en el Centro de Justicia Penal Federal, con sede en la entidad.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) detalló que en la diligencia ministerial también se aseguraron 14 vehículos tipo pipa, 17 automóviles, un remolque, una motocicleta, 6 tanques estacionarios, 36 cilindros,  3 armas cortas, un cargador, cartuchos útiles y 40 mil 209 litros de hidrocarburo.

Dicho aseguramiento ocurrió una vez que se integró la carpeta de investigación con los documentos de prueba y se lograron obtener órdenes de cateo para cinco inmuebles en los municipios señalados, además de identificar a un grupo de personas vinculadas con este delito.

Líneas de inteligencia indican que el robo de gas licuado de petróleo se realizaba mediante tomas clandestinas en el ducto Cactus-Guadalajara, tramo Tecamachalco-San Martín Texmelucan.

También se pudo conocer que los cuatro predios asegurados eran habilitados irregularmente como estaciones de carburación, donde también se trasvasaba el energético robado a otras pipas de menor capacidad.

El volumen mensual del producto robado se estima en 4 millones de litros, lo que equivale a una merma patrimonial superior a 34 millones de pesos de acuerdo a la media del precio de gas L.P. en el estado de Puebla.

Las instituciones del Estado mexicano, coordinadas a través del Gabinete de Seguridad, seguirán colaborando estrechamente con las entidades federativas para llevar la paz y la tranquilidad a las y los ciudadanos del país.