CIUDAD DE MÉXICO, 2 de septiembre de 2016.- El Eje 8 Sur, que pasa a lo largo de avenida Popocatépetl y Calzada Ermita con un trayecto de 22 kilómetros por la Ciudad de México, contará con un transporte público compuesto por 100 camiones eléctricos, informó el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.

“Hay un fondo que la Ciudad de México ha ganado, porque esa es la palabra, lo ha ganado, ha concursado y ha ganado, que tiene que ver con movilidad, que algo se ha comentado de él para efectos de un corredor, el corredor verde, en el corredor ecológico del Eje 8 Sur, este es un fondo que está directamente asentado en el C40 [grupo de liderazgo climático, compuesto por 40 ciudades de todo el mundo] y lo ha ganado la Ciudad de México”, presumió el mandatario capitalino.

El nuevo Corredor Verde -que forma parte de un proyecto piloto del grupo de ciudades- tendrá recursos económicos internacionales a través de la asistencia técnica de los expertos en infraestructura urbana de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ, por sus siglas en alemán), informó el propio C40.

El corredor será presentado en noviembre durante la cumbre de alcaldes de C40 que se realizará en la Ciudad de México en noviembre de este año y contará con un presupuesto de un millón de dólares para la compra de las unidades y la instalación de infraestructura urbana, de acuerdo con el C40.

El proyecto del Corredor Verde en Eje 8 Sur además de renovar las unidades de transporte que por ahí circulan actualmente, tendría conexión con cuatro líneas del Metro y una del Metrobús, y se prevé que podría prestar servicio a 133 mil 400 usuarios diariamente.

La intención es que este carril confinado que usarán las unidades eléctricas para circular, sea usado también por ciclistas y se espera que mejore las conexiones entre el oriente y el poniente de la capital.

MITIGARÁ EMISIONES

El proyecto contribuirá en la implementación del Programa de Acción Climática de la Ciudad de México 2014-2020, y permitirá  que se dejen de emitir 80 mil 965 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2 eq.) al año y ayudará a que la ciudad genere resiliencia respecto al cambio climático, informó el gobierno capitalino.

“El apoyo de C40 en el desarrollo de proyectos de movilidad que contribuyan a la mitigación de emisiones nos ayudará a tener acceso a los Fondos Verdes internacionales, tal como lo estamos haciendo con otros proyectos como el Metrobús”, resaltó el Jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

“Confío en que los inversionistas se darán cuenta de los beneficios económicos y ambientales de este proyecto. Al ser el primero en su tipo, este proyecto impulsará la creación de otros proyectos sustentables que podremos entregar a la ciudadanía en los próximos años”, destacó.

La Ciudad de México forma parte de un grupo de tres ciudades seleccionadas en todo el mundo para proyectos de movilidad similares. Las otras metrópolis elegidas por el C40 son: Bogotá, Colombia, que desarrollará un proyecto para infraestructura ciclista y Ciudad Ho Chi Minh, Vietnam, donde se pondrá en marcha un proyecto para implementar rutas de Bus Rapid System (BRT, similar al Metrobús, con carril confinado e infraestructura urbana y que hace a un lado la cultura del Hombre-camión).

El anuncio de las ciudades seleccionadas fue dado a conocer por Eduardo Paes, Alcalde de Río de Janeiro y Presidente del C40.

“Los alcaldes de las ciudades más grandes del mundo reconocen lo que se debe de hacer para abordar el cambio climático y crear comunidades resilientes para sus ciudadanos. Durante mi tiempo presidiendo C40, la prioridad fue asegurarnos de que las ciudades tuvieran acceso a los recursos financieros necesarios para cumplir sus ambiciones en materia de cambio climático”, expresó al respecto.

Asimismo, enfatizó que “este proyecto en la Ciudad de México es un excelente ejemplo del tipo de infraestructura que puede ser desarrollada con el soporte del CFF [Cities Financy Facilities], mismo que puede contribuir en los ambiciosos programas de cambio climático de la administración del Jefe de Gobierno”.

Los expertos técnicos del CFF se asegurarán de que las autoridades se involucren al 100 por ciento en cada etapa de preparación del Corredor Verde, para confirmar que las habilidades y experiencia se mantengan para futuros proyectos.

La Plataforma de Financiamiento se lanzó en el Foro C40 durante la COP21 de Paris, Francia celebrada durante diciembre de 2015 y actualmente es financiada por el Ministerio Federal Alemán para la Cooperación Económica y el Desarrollo (BMZ por sus siglas en alemán) y apoyada por el Banco Interamericano de Desarrollo. La prestación de asistencia técnica es coordinada en conjunto con el C40y el BMZ.

EL TRANSPORTE DEL FUTURO

De acuerdo con el estudio Carbono cero América Latina, una vía para la descarbonización neta de la economía regional para mediados de este siglo, coescrito por Walter Vergara, Joergen V. Fenhann y Marco C. Schletz, la conversión al transporte eléctrico tendría algunas ventajas visibles en reducción de contaminantes emitidos y de ahorro energético, sobre todo en ciudades.

“La intensidad relativamente baja de carbono del sistema de energía; la expectativa de reducir aún más sus emisiones de carbono a medida que se viabilizan más opciones de energía renovable; y los posibles costos evitados en términos de salud humana de la contaminación del aire, proporcionan argumentos para analizar la opción del transporte eléctrico”, se lee en la página 37 del estudio publicado por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (PNUMA).

El estudio destaca que la Ciudad de México es una de las que tiene una mayor tasa de motorización en la región, la cual es de 540 autos por cada mil habitantes, la más alta del país y una de las más grandes de Latinoamérica.

Por otra parte el estudio destaca que para la introducción del transporte eléctrico masivo, primero se contempla hacerlo con autobuses, después con taxis eléctricos –el gobierno capitalino tiene el proyecto de sustituir los actuales taxis con vehículos eléctricos o híbridos- y a la postre y a largo plazo que el transporte eléctrico sustituya al de combustión interna.

El estudio señala que un sistema de transporte público eficiente ayudaría a desincentivar el uso del automóvil.