CIUDAD DE MEXICO a 27 de Noviembre del 2020.-  Este “Black Friday”, la Central Sindical Internacional (CSI) se suma a un movimiento mundial que pide que se adopten medidas urgentes para hacer frente a los abusos empresariales cometidos reiteradamente por Amazon. 

Los gobiernos y las instancias reguladoras deben intervenir para impedir que Amazon abuse de su posición dominante en el mercado, apriete a las pequeñas y medianas empresas. deteriore las condiciones de los trabajadores y trabajadoras y no pague los impuestos que le corresponden. 

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, dijo: “Existen soluciones simples para atender a nuestras peticiones, pero está claro que Amazon no se puede reformar. Ha crecido demasiado como para que cambie su manera de actuar, hay que derribarla”. 

“En todo caso, a medida que Amazon crece, los abusos cada vez son más graves. Hemos descubierto su programa secreto de vigilancia y las tácticas antisindicales y en contra de los trabajadores que emplea de forma sistemática. Solo hay una manera de solucionar el problema: derribar a Amazon”. 

La CSI se ha sumado a una coalición mundial para hacer que Amazon pague (#MakeAmazonPay). El grupo incluye a UNI Global Union, Progressive International, activistas ambientales, órganos de control de cuestiones fiscales y docenas de organizaciones de la sociedad civil. 

La coalición ha formulado 23 demandas comunes en cinco ámbitos: 

Mejorar el lugar de trabajo. 

Proporcionar seguridad en el empleo para todos. 

Respetar los derechos universales de los trabajadores. 

Operar de forma sostenible. 

Devolver a la sociedad. 

Christy Hoffman, Secretaria General de UNI Global Union, dijo: “Amazon es un peligro claro e inminente para nuestras sociedades. Sin embargo, nadie puede ganar solo en todos los frentes en los que Amazon es problemática. No se trata solo de los derechos de los trabajadores, sino también de la vigilancia digital, la elusión fiscal, el cambio climático o los mercados justos. Es hora de que aunemos nuestras fuerzas como movimiento mundial para lograr que Amazon pague. Amazon debe cambiar. Tenemos que unirnos y ganar. Lo sé porque lo hemos hecho antes”. 

La Encuesta Mundial de la CSI 2020 reveló un amplio respaldo al aumento de los impuestos y la regulación para las grandes empresas tecnológicas internacionales, como Amazon, y la opinión generalizada de que estas empresas han afectado negativamente a los trabajadores, la sociedad y la protección de datos. 

“En momentos como este los trabajadores de todo el mundo necesitan que sus gobiernos y las instancias reguladoras actúen. Sabemos que Amazon no puede cambiar; si pudiera hacerlo, ya lo habría hecho a estas alturas. Pedimos a los gobiernos que hagan su trabajo e intervengan para que Amazon no continúe actuando con impunidad empresarial. Es hora de derribar a Amazon”, añadió.