CIUDAD DE MÉXICO, 10 de noviembre de 2019. — A un año de que el Sistema Cutzamala se detuvo por obras de rehabilitación que resultaron fallidas, detectan irregularidades que serán sujetas a mayores indagatorias.

El corte al suministro de agua que fue en 13 alcaldías de la CDMX y municipios conurbados del Estado de México, se registró del 31 de octubre a la primera semana de noviembre en 2018.

Como resultado de la solicitud de la diputada Aleida Alavez  para que se ampliaran las auditorías a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) por las fallidas obras realizadas al Sistema Cutzamala en el último trimestre de 2018, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró graves inconsistencias en las obras conocidas como la K Invertida que deberán ser solventadas.

Por medio de un comunicado emitido este domingo, la legisladora de Morena asegura que las auditorías arrojan una deficiente planeación, programación, presupuestación y ejecución del gasto en los proyectos de inversión, con los resultados ya conocidos: el fracaso de la sustitución de un tramo de tubería del Sistema Cutzamala.

Por algo, advirtió, en mayo pasado la nueva administración de Conagua canceló los contratos a las empresas encargadas de estas reparaciones, que por cierto no fueron sancionadas por la administración anterior.

Explicó que con base en su petición se amplió la Auditoría de Cumplimiento a inversiones físicas 2018-5-16B00-22-0241-2019 que concluyó el pasado 17 de octubre y que revela que en términos generales la Comisión Nacional del Agua no cumplió las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia, además de que se encuentran pendientes por aclarar 117 millones de pesos.

Agregó que en el segundo reporte del resultado de la Fiscalización de la Cuenta Pública 2018 que la Auditoría Superior de la Federación entregó a la Comisión de Vigilancia de la ASF el pasado 31 de octubre, se señala que se determinaron 19 resultados; de éstos, en ocho no se detectaron irregularidades y sólo uno fue solventado por la entidad fiscalizada antes de la emisión de este reporte.

Los 10 restantes, dijo, generaron ocho Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria y seis Pliegos de Observaciones.

Adicionalmente, en el transcurso de la auditoría se emitieron oficios para solicitar la intervención del Órgano Interno de Control y de las autoridades recaudatorias con motivo de 10 irregularidades detectadas.

Si bien estos resultados no son definitivos, son indicativos de que hay graves inconsistencias en dichos trabajos, por lo que se desconoce en qué se invirtieron 117 millones de pesos. Esperaremos a que concluya el análisis y procesos emprendidos por la Auditoria Superior de la Federación y de la propia Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, para que se pueda determinar lo conducente a este caso.

Recordó que dichas obras, realizadas en octubre y noviembre de 2018, afectaron a más de 8 millones de habitantes de 13 alcaldías de la Ciudad de México y 13 municipios conurbados del Estado de México.

La Conagua anunció con bombo y platillos el mantenimiento que realizaría al Sistema Cutzamala, en los que sustituiría una red de tubos por una pieza conocida como K invertida que costó alrededor de 500 millones de pesos. Sin embargo, fracasaron por la deficiente planeación y operación de las empresas Consultoría de Ingeniería para Soluciones Integradas (Cisi) y Consultoría en Obras Estructurales de Tuberías, pero también por la mala supervisión de Conagua.

“Es muy sospechoso, y habrá que aclararlo, por qué sigue funcionando normalmente ese tramo con los mismos tubos que serían sustituidos. Hay muchas preguntas que deben ser respondidas”, agregó.