CIUDAD DE MÉXICO, 22 de febrero de  2019.- Este viernes, durante la manifestación que realizaron organismos defensores de derechos humanos frente a Palacio Nacional, el activista Juan Carlos Flores del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla, Morelos, Tlaxcala, acusó la falta de compromiso por parte del Gobierno federal de respetar y proteger los movimientos sociales.

Mediante un enlace vía telefónica desde Amilcingo, Morelos, el activista, integrante del mismo organismo al que pertenecía el recientemente asesinado Samir Flores, afirmó que la consulta que hará este fin de semana el Gobierno federal sobre la construcción de la termoeléctrica en esa zona, es inconstitucional, además que ahora estará bañada de sangre.

"El sábado y domingo, (López Obrador) sigue imponiendo una consulta que es completamente inconstitucional, que viola los derechos de los pueblos indígenas a la consulta libre, previa e informada de buena fe, que está bañada de sangre esa consulta, que está impuesta por una terquedad de este Gobierno federal y que pone en mayor riesgo a todas nuestras comunidades y defensores de derechos humanos", aseveró.

Sostuvo que la consulta la van a boicotear, por lo que pidió estar atentos a los hechos que puedan suceder este fin de semana durante su realización.

Reiteró que el Estado mexicano no hace nada por proteger a los defensores de derechos humanos y periodistas, lo cual, dijo, resulta preocupante que ahora cambie cárcel por asesinatos.

"Por un lado vemos que dice el gobierno de López Obrador que de manera velada no se va a reprimir a los movimientos sociales, a los defensores de los derechos humanos con más encarcelamientos, y se promueve una amnistía, que tampoco ha llegado a todas las personas presas por la defensa de sus derechos, lo que nos preocupa es que la cae el sea sustituida por el asesinato, por la impunidad, porque últimamente estamos viendo, de una manera creciente, como nuestras compañeras y compañeros estamos en grave riesgo y vulnerabilidad", sostuvo.

Señaló que contrario a la esperanza real que pudo haber generado el cambio a un Gobierno de izquierda, lo que hay es un mayor clima de tensión social, de división y polarización entre los mismos ciudadanos y la opinión pública.

Indicó que el responsable de estas muertes es el Estado, aunque, dijo, aun no se entiende que éste es el que tiene que proteger los derechos humanos y a los activistas, "ahora están justificando a un gobierno que, lamentablemente, está actuando de la misma manera que los gobiernos a anteriores".

"Vamos a seguir adelante, a exigir que existan los mecanismos reales de protección a los defensores y defensoras de derechos humanos, a los periodistas", puntualizó.

Por la tarde, varias organizaciones defensoras de derechos humanos, activistas y periodistas, realizarán una marcha que saldrá a las 4 de la tarde del Ángel de la Independencia hacia Palacio Nacional.