CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril de 2020. — La iniciativa privada ha solicitado al Gobierno de México que acepte deuda para paliar la crisis financiera, derivada de la pandemia del nuevo coronavirus Covid 19.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, descartó que exista una ruptura entre los empresarios del País y su administración, sin embargo, insistió en rechazar cualquier posibilidad de endeudamiento.

Durante la conferencia matutina de este miércoles en Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo resaltó que en los encuentros que ha sostenido con empresarios, se han acordado aspectos como la celeridad en la devolución del IVA.

“Hicimos también el compromiso devolverles el IVA que por Ley les corresponde a las empresas, lo más pronto posible... estamos preparando el otorgamiento de estos créditos, nos están ayudando los bancos, no hay ruptura, sencillamente no estamos de acuerdo con el plan de rescate que ellos proponen, porque consideramos que debemos primero atender a los más necesitados, a los de abajo y que no debemos endeudar al País”, dijo.

López Obrador resaltó que el desacuerdo de su Gobierno con la iniciativa privada, recae en la adquisición de deuda, que insistió, no es opción para el contexto actual de México.

“Ellos sostienen que se debe pedir deuda, no les estoy diciendo mentiras, ellos quieren que se pida deuda, que se incremente la deuda, yo no considero que eso sea conveniente; si no podemos con lo que estamos haciendo, como decía Benito Juárez, 'nadie está obligado a lo imposible', pero podemos hacerlo de otra forma, lo único que pedimos es que nos permitan llevar a la práctica nuestro programa de recuperación económica”, refirió.

Por otro lado, en respuesta al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), encabezado por Carlos Salazar, el Presidente dijo que enviará una carta para solicitar que las grandes empresas se pongan al corriente en el pago de impuestos.

“Entiendo que él, Carlos Salazar, está en su papel, lo dije, de defender a su gremio pero ojalá y también él entienda que yo estoy aquí para representar los intereses del pueblo de México, de todos”, mencionó.

Aseguró que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene un registro que oscila en los 50 mil millones de pesos, que podrían servir para hacer frente a la crisis financiera.

“Hay 15 grandes contribuyentes, que incluyendo multas, recargos, deben según las cuentas del SAT 50 mil millones de pesos”, aseguró.

“Si estoy hablando de que vamos a entregar créditos a un millón de pequeñas empresas familiares, si cobráramos los (50 mil mdp) podríamos entregar tres millones, pero bueno, si se llega a acuerdos, y abonan 25 pues ya son 2 millones de créditos”, añadió.

Refirió casos donde se han comprometido a no despedir a sus trabajadores, como Carlos Slim, “pero me lo ha dicho Alberto Baillères, Germán Larrea, ayer los empresarios de Monterrey (Nuevo León), se hizo el compromiso de que la secretaría de Salud iba a hacer un análisis riguroso para definir cuáles son las empresas que pueden seguir operando aún con la epidemia y se está atendiendo esto”.

Puntualizó los tres ejes que tiene contemplado el Gobierno federal: fortalecer a la mayoría de la población, a los pobres garantizando apoyos para 22 millones de personas en pobreza y vulnerabilidad; segundo, otorgar 2 millones 200 mil créditos tanto personales como de vivienda; y tercero, la creación de 2 millones de empleos.

“Nosotros consideramos que con estas tres medidas va a reaccionar la economía, con una derrama económica, va a haber empleos, se va a fortalecer el consumo, el mercado interno y vamos a salir adelante y hay otras cosas”, dijo.

Apuntó que se considera además que entre cuanto antes el Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), para poder dar un impulso a la industria y ramas que en la que intervienen diversos sectores en el País, como el automotriz que genera al menos un millón de empleos.