CIUDAD DE MÉXICO, 07 de julio de 2016.- Senadores y diputados cuestionaron al director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, con respecto al aumento a las tarifas eléctricas y a la manera en que esto puede afectar a las familias mexicanas y al sector productivo del país.

Los legisladores sostuvieron una reunión de trabajo con el servidor público, donde la senadora Mariana Gómez del Campo, expresó su preocupación por el impacto que puede tener en el bolsillo de las familias y en el desempeño de las empresas el incremento a las tarifas de la energía eléctrica.

Recordó que el pasado domingo 3 de julio, la CFE anunció un ajuste de tarifas para el sector industrial, que aumentarán entre dos y cinco por ciento; para el comercial, que se incrementarán entre cinco y siete por ciento; mientras que el de uso doméstico de alto consumo subirá 6.8 por ciento.

Por ello, la senadora consideró fundamental conocer cuál será el impacto real en los hogares de los mexicanos y para el sector productivo del país. “Nos preocupa la manera que este incremento a las tarifas puede verse reflejado en la inflación”, apuntó.

Enrique Ochoa Reza explicó que fue necesario aumentar las tarifas eléctricas para los consumidores industriales, comerciales y domésticos de alto consumo, debido al incremento en el costo del gas natural y de combustóleo.

“El sector eléctrico mexicano, como todo sector eléctrico en el mundo, obedece a un principio fundamental: el costo de generar energía eléctrica depende del precio de los combustibles que utilizamos para generarla”, dijo.

No obstante, destacó que se registraron 18 meses –desde la implementación de la Reforma Energética– de disminuciones consecutivas en las tarifas y sólo un mes con alzas; los precios para el sector industrial, dijo, bajaron entre 19 por ciento y 30 por ciento en ese lapso.

“A lo largo de los últimos 18 meses de los últimos 19, las tarifas eléctricas del sector industrial han disminuido en nuestro país. Y bien, a partir de un aumento en el costo del gas natural y del combustóleo en el último mes, es que para el mes de julio sea necesario aumentar las tarifas de energía eléctrica en el país”.

E indicó que la tarifa comercial se redujo entre cuatro y 16 por ciento; mientras que la doméstica de alto consumo, bajó 3.8 por ciento.

“¿Cuál es el efecto en la tarifa doméstica de alto consumo? Aquella que tienen solamente 440 mil usuarios, de los 40 millones de usuarios que tiene el sistema eléctrico nacional. Esa tarifa, la doméstica de alto consumo, en el periodo diciembre de 2014 a julio del 2016, ha disminuido en un 3.8 por ciento”.