CIUDAD DE MÉXICO, 14 de abril de 2019.- Ante la situación de violencia e inseguridad que vive México, la Arquidiócesis argumentó que “no nos podemos escudar en echar las culpas a las administraciones pasadas porque eso sería “escurrir el bulto” del problema”.

En su editorial dominical titulada Queremos seguridad, la Iglesia católica advirtió que detrás de cada acto de violencia existe una historia que lo originó, y que no se está atendiendo de manera correcta.

“Las historias de violencia e inseguridad acechan a la Ciudad de México y al país, y son reflejo de problemáticas que no se han terminado de resolver: falta de educación, carencia de buenos empleos y oportunidades, pobreza, corrupción e impunidad, entre otros”.

“No son tiempos sencillos en México, y menos en una sociedad que vive una transición impulsada por las nuevas tecnologías, capaces de acelerar cualquier proceso, y que lo mismo pueden ser utilizadas para propósitos puros y nobles, que para causar efectos negativos y perversos”, destacó en su editorial.

La Iglesia enfatizó que la inseguridad y la corrupción se han convertido en las dos batallas principales del nuevo gobierno y de la sociedad.

Sin embargo, agregó, pareciera que las acciones tomadas hasta hoy no son suficientes.

“La confianza ciudadana se fortalece con acciones que lleven a superar situaciones críticas de forma progresiva y, sin evadir responsabilidades, promover formas de actuación conjunta entre sociedad y gobierno porque son las realidades implicada de gobernantes y gobernados.

El futuro del país está en nuestras manos, y nos exige acciones firmes desde nuestras respectivas trincheras, empezar por nosotros mismos, cuidar a nuestras familias, estar atentos al entorno, ser participativos en la toma de decisiones fundamentales y estar bien informados, pues es la información la que nos dará el poder de actuar y decidir con certeza”, sostuvo.