CIUDAD DE MÉXICO, 11 de diciembre de 2017.- El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, fijó la postura de la Secretaría de Gobernación en cuanto a la inclusión de las organizaciones civiles en la Ley de Seguridad Interior, y señaló que se trata de un reto complejo.

“Tenemos un reto y es hacer compatible la presencia indispensable de las Fuerzas armadas en muchas regiones de  nuestro país con la necesidad de fortalecer a las instancias civiles de prevención de los delitos y el pleno respeto a los derechos humanos, no es un reto sencillo”.

Campa Cifrián confió en que el Poder Legislativo tendrá la sensibilidad y la capacidad para hacer compatibles las necesidades urgentes del país, por lo que ampliaron el proceso de análisis de la misma.

En cuanto a los detractores de la ley, resaltó que quizá muchos de ellos ni siquiera han leído los 34 artículos que la componen, “creo que sería conveniente que todos ellos le dedicaran una hora para entenderla y reflexionar cada uno de los artículos”.

“Yo en lo personal estoy convencido que sin ser la realidad que quisiéramos, la presencia de las Fuerzas armadas en muchas regiones de nuestro país es absolutamente indispensable”.

Destacó que la situación de las drogas, armas y tráfico de personas no ha permitido conocer la magnitud del problema, aunado al descuido de los jóvenes en muchas de estas regiones, que por necesidades económicas o de otro tipo se han visto involucrados en las organizaciones delictivas.

“Hoy advertimos violaciones a los derechos fundamentales por parte grupos de la delincuencia en todo el país, las cifras de homicidios en estos meses representan una gran cantidad relacionados con la delincuencia”.

En este sentido, manifestó que el gobierno tiene que actuar y reconocer la presencia de las fuerzas federales son la única manera de enfrentar a la delincuencia armada; asimismo señaló que es mejor tener un marco legal, a simplemente basarlo en una jurisprudencia.