CIUDAD DE MÉXICO, 20 de agosto de 2018.- En su primera aparición pública, luego haber sido liberada y absuelta de lavado de dinero y delincuencia organizada, la maestra Elba Esther Gordillo Morales llamó a estar a la altura de esta nueva etapa de la historia de México.

En un mensaje a la opinión pública en el Salón Castillo del Hotel Presidente Intercontinental, en la colonia Polanco, la ex lideresa del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE) se declaró inocente, producto de un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas para hacerla verla culpable de delitos que no cometió.

“Aquí tienen la imagen que ha predominado durante más de cinco años con respecto a mi persona y es producto de una persecución política, de acoso e injusticia, es el producto de un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas para hacerme ver culpable de algo que no cometí, ¡soy inocente!”, fue una de las primeras frases que dijo tajante la ex lideresa de los maestros.

A sólo unos pasos del departamento donde cumplió prisión domiciliaria, ubicado en el número 7 de la calle Galileo de la colonia Polanco, mostrando la resolución judicial que así lo acredita, dijo que recuperó su libertad y la Reforma Educativa se derrumbó.

En su reflexión, aseguró que la etapa de encierro en la cárcel de Tepepan fue dura y de aprendizaje, algo que sin duda la hizo cambiar y cambiaron todos, pues la dura prueba a la que fue sometida también lo fue para su familia.

“No sufrí sola, también sufrieron las maestras y los maestros de México”, sin embargo subrayó que mantiene la firme convicción de que en defensa del magisterio nacional y de los trabajadores de la educación empeñó lo mejor de ella y no rehuyó a riesgo alguno o aceptó condiciones indignas.

Al magisterio de México ofreció una disculpa y lamentó que hayan sido sometidos a persecución política y mediática que tenía por objeto lacerar sus conquistas laborales y atomizar al gremio.

Desde un salón abarrotado entre medios de comunicación e invitados especiales —en su mayoría del magisterio— al grito de: ¡Elba, Elba!”, Gordillo Morales lamentó que algunas actitudes que se le atribuyeron hayan contribuido a que los maestros fueran un blanco fácil, “un chivo expiatorio al que se le culpó de todo; y lamento que quienes debían defenderlos no lo hicieron y nos traicionaron”.

Su regreso, al lado de los maestros

Luego de más de cinco años presa, acusada de malversar los recursos del SNTE, Elba Esther Gordillo señaló que el sindicato ha vivido una larga y compleja historia, pero nunca antes se había enfrentado a la autodestrucción como resultado de la abyección.

Para la ex lideresa del SNTE, la educación que hoy se tiene en el país no corresponde a los tiempos que se viven, pues nuevas voces, corrientes de pensamiento y una nueva sociedad obligan a cambios profundos.

“La educación laica, pública y gratuita ha sido nuestra razón de ser: ¡vayamos por su excelencia!”, dijo.

“En cada rincón de México, en cada escuela pública se percibe la crisis gremial”, aseveró la maestra, por lo que conminó a enfrentar el momento y recuperar la fortaleza con grandeza de espíritu y contundencia, algo que los trabajadores de la educación están obligados a protagonizarlo.

En su caso, Elba Esther aseguró que ejercerá su libertad consciente de que su lealtad y su lugar siempre estará al lado de los maestros del país y en la defensa de la educación pública.

En lo inmediato, adelantó que se debe a quienes padecieron su ausencia, sin que eso implique abandonar sus convicciones: “la vida continúa y a México le tiene que ir bien”.