CIUDAD DE MÉXICO, 18 de julio de 2019.- Atendiendo a las estadísticas de presuntos feminicidios en el país, de acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública, ningún inicio de año había sido tan violento para las mujeres como este 2019. 

En el primer bimestre se registraron 147 feminicidios, mientras que en el mismo periodo del año pasado —que había sido el más violento— se registraron 131 feminicidios.

Los estados con mayor número de feminicidios son: Veracruz, Estado de México, Nuevo León, Sonora, Puebla, Chihuahua y Jalisco. 

En contraste, las entidades federativas con menos casos son: Aguascalientes, Colima, Durango, Michoacán, Nayarit y Zacatecas.

El informe sobre el feminicidio en México, elaborado y publicado desde 2011 por la ONU Mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres y el Colegio de México, indica que el país ocupa el lugar 16 en la incidencia de homicidios contra mujeres a escala global.

Esto, en razón que se registra un aumento sostenido del delito desde 2007 y se estima que en el país nueve mujeres son asesinadas al día.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) destacó el pasado 22 de abril que México atraviesa una de las peores crisis de violencia contra las mujeres.

En tres años se han incrementado los delitos de feminicidio de 407 en 2015 a 845 en 2018, conforme a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública.

El Pleno de la Comisión Permanente aprobó un dictamen por el que se exhorta al Ejecutivo Federal a presenter y explicar de manera detallada la estrategia a nivel nacional que está implementando para combatir el incremento de feminicidios en México.

El dictamen de la Segunda Comisión de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública, de la Permanente, valoró la preocupación e inquietud sus integrantes por el incremento de la violencia registrada contra las mujeres en el territorio nacional.

Por lo que se manifiestan a favor de promover todas las líneas de acción que tengan por objeto prevenir, erradicar y sancionar la violencia sistemática de derechos humanos contra las mujeres y la violencia feminicida en México.