CIUDAD DE MÉXICO, 11 de febrero de 2019.- En México, en los últimos nueve años, al menos 152 sacerdotes han sido separados de su ministerio por la comisión de delitos relacionados con el abuso sexual de menores y mayores vulnerables, informó el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López.

En una conferencia de prensa en Monterrey, el arzobispo Cabrera indicó que la Iglesia en México no cuenta con estadísticas del número de víctimas, aunque la CEM ya trabaja en ello por solicitud del Papa Francisco.

“Muchos casos ya se atendieron, algunos sacerdotes delincuentes están en la cárcel, otros han sido ya suspendidos de su ministerio sacerdotal (…) algunos, por el tamaño de la culpa, han tenido que ir a la cárcel, algunos ya compurgaron la culpa y otros continúan haciéndolo”, mencionó, de acuerdo a lo que registró el semanario de la Arquidiócesis, Desde la Fe.

“En México no hay un centro de recopilación de información porque cada obispo es el que enfrenta estos problemas. Yo espero que muy pronto tengamos el conteo para hacérselo saber también a la sociedad, es deber nuestro decir cómo están las cosas en México”.

Cabrera López recordó que la política de tolerancia cero del Vaticano exige que todos los obispos informen a las autoridades de cualquier delito relacionado con el abuso.

“Nosotros esperamos que después de las medidas que la Iglesia ha puesto de mayor exigencia, de tolerancia cero, disminuyan los casos de delitos, y también que los obispos se pongan las pilas para poner en orden estas situaciones”.

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano viajará a Roma para participar en el Encuentro sobre la protección de menores en la Iglesia, que se llevará a cabo del 21 al 24 de febrero.

“Pido a los fieles y sacerdotes se unan en oración para que de este encuentro salgan frutos en bien de los hermanos y de toda la Iglesia”, finalizó el arzobispo.

En las últimas semanas, a petición del Papa Francisco, monseñor Cabrera se ha reunido con víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes y religiosos, como preparación para esta cumbre.

Mensaje dominical Arzobispo de Monterrey - Mons. Rogelio Cabrera López 10 de febrero de 2019“LLAMADO A LA UNIDAD Y EL RESPETO” La reciente visita del Papa Francisco a Emiratos Árabes Unidos, junto a su matiz histórico, es un claro ejemplo de la forma en cómo debemos hacer vida la Palabra de Dios: en la unidad y el respeto.Bien sabemos que para lograr un paz duradera y estable, es necesario que aprendamos a escuchar los diversos puntos de vista que existan, y disponernos a trabajar, con apertura, para encontrar lo que tenemos en común, lo cual, una vez valorado y asumido, nos llevará a una convivencia pacífica y fructífera.Como cristianos, debemos seguir las enseñanzas del Señor, que pide que todos seamos uno (Cf. Jn 17,21) y que dejemos atrás los errores que, por los vacíos humanos, se han cometido.Este puede ser un buen motivo para reflexionar ante la ya cercana celebración del día del amor y la amistad, convirtiéndola no solo en un día festivo de intercambio de regalos, sino en la oportunidad de comprometernos para renovar nuestro afecto a quienes nos son cercanos, y la disposición de ir en busca de aquellos que están alejados, de quienes se sienten abandonados por la sociedad.Mucho es lo que podemos hacer por nuestro prójimo, por lo que debemos luchar “contra el enemigo de la fraternidad: el individualismo(…) No hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro” (Papa Francisco, Abu Dhabi, 4-febrero-2019).Reitero esta invitación ante la constante información que recibimos, de los medios y las redes sociales, en donde se nos presentan situaciones que alteran la paz en nuestra ciudad, llevando al desasosiego a las familias. Estas situaciones nos preocupan, por lo que hacemos un llamado fraterno para que nuestras autoridades marquen claramente las pautas y logren que la intranquilidad que se vive, se convierta en seguridad para todos los ciudadanos.Finalmente, les comparto que: atendiendo a la convocatoria del Papa Francisco, y como Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, participaré del 21 al 24 de febrero, en la ciudad del Vaticano, de la reunión con mis hermanos Obispos, Presidentes de Conferencias en el mundo, para hablar del tema relacionado a la prevención de abusos a menores y adultos vulnerables. Por lo que pido a los fieles y sacerdotes, se unan en la oración para que de este encuentro salgan frutos en bien de los hermanos y de toda la Iglesia.

Posted by Arquidiócesis de Monterrey on Sunday, February 10, 2019