CIUDAD DE MÉXICO, 12 de febrero de 2019.- Ante la negativa de negociación de la empresa Carso por los gasoductos inactivos a su cargo, Andrés Manuel López Obrador presidente de México, señaló que no se cancelará ningún contrato por la fuerza, por lo que hacía un nuevo llamado a la renegociación.

López Obrador realizó nuevamente el llamado para juntarse con las tres empresas propietarias de los siete gasoductos, para realizar una reestructuración de los contratos actuales que mantienen con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ya que es necesario para moralizar al país y trabajar por lo justo.

Agregó que está petición es voluntaria, ya que no habrá ninguna demanda ni mucho menos una pelea en contra de estas empresas, debido a que no está en sus planes crear conflictos, sino buscar una buena relación que favorezca a ambas partes, pero sobre todo a los mexicanos.

“Nosotros buscamos persuadirlos, convencerlos de que así se contribuye a sacar adelante al país es lo que estamos haciendo, no es apostar solo a la legalidad no es ese el tema central el problema es la inmoralidad”, comentó el presidente de México.

El Presidente aseguró que los motivos de la empresa Carso para no terminar los tramos del gasoducto, son correctos ya que han existido obstrucciones que frenan la terminación y puesta en operación de estos, pero afirmó que esto tuvo que ser detenido por la administración anterior.

Por lo que solicitará a quienes no permiten la conclusión de las obras,   se pueda continuar con los trabajo y evitar las manifestaciones en contra del gasoducto, debido a que se genera una gasto mayor al gobierno federal.