CIUDAD DE MÉXICO, 19 de diciembre de 2019. — La situación de la deuda del Gobierno federal representó hace un año el 44.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según explicó el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, por lo que es el cierre objetivo para el cierre de este año.

Con corte al pasado lunes 16 de diciembre, el Primer Mandatario presentó el registro estadístico de los últimos cinco meses, y exhibió a sus antecesores por la herencia de este concepto, que prometió, será la premisa de su administración: evitar que la deuda pública sea mayor al 44.9 por ciento.

De acuerdo a esas cifras oficiales que mostró López Obrador, Vicente Fox Quesada que llegó al Poder Ejecutivo con el Partido Acción Nacional (PAN), cerró su sexenio con 29.5 por ciento del PIB en el año 2006.

El sucesor también panista, Felipe Calderón Hinojosa terminó su administración con 37.2 por ciento en 2012, y dejó a Enrique Peña Nieto del PRI la deuda, que terminó en diciembre de 2018 con 44.9 por ciento del PIB.

“Hicimos el compromiso de no aumentar la deuda en términos reales con relación al PIB y así vamos”, afirmó Andrés Manuel López Obrador al presentar el informe en la conferencia matutina de este jueves en el Salón Tesorería de Palacio Nacional.

“No vamos a pasar del 44.9, la deuda con Vicente Fox cerró en 29.5 del PIB, con Calderón en 37.2 y con Peña, 44.9, el compromiso de nosotros es que no aumente la deuda, que se pueda mantener en ese porcentaje y si podemos, bajarla pero no aumentarla”, aseveró.

López Obrador detalló que la situación de la deuda del sector público se multiplicó 10 veces en los últimos tres sexenios, por lo que justificó su visión de austeridad republicana y combate a la corrupción.

“Esto es con relación al Producto Interno Bruto, en términos nominales, el presidente Fox dejó la deuda en un billón 700 mil, Calderón la aumentó a 5 billones 200 mil, y Peña, en términos nominales la dejó en 10 billones 600 mil pesos”, apuntó.

“Nosotros queremos mantener la deuda, por eso es la austeridad, por eso es el combate a la corrupción, no endeudar al país, porque significaría destinar más recursos del presupuesto al pago de deudas y ya estamos pagando muchísimo por mantener la deuda, por el pago de servicio de deuda, de intereses”, concluyó el Presidente de México.

Anticipó que el año 2020, con su Gabinete se hará oficial la presentación de una política de crecimiento, e insistió en que se tienen indicadores de que la gente más necesitada está mejorando su situación económica.

“Es importante destacara que aunque sea  poco el crecimiento ya estamos probando que hay una mejor distribución del ingreso y que esto ayuda mucho, hay indicadores que nos están reflejando de que hay bienestar en la población, que está mejorando la situación económica de la gente, es lo que más nos importa, están llegando apoyos, están llegando recursos a donde no llegaban antes”, dijo.

“Es un indicador el que la gente abajo tenga más poder de compra, de poder adquisitivo, el otro indicador importante es que aumente el salario, otro es que no deje de haber empleos, que se sigan generando empleos”, agregó.

El presidente López Obrador presumió además: “México es de los países con mayor fortaleza económica, de los países del mundo, y los más atractivos para la inversión”.