OTHÓN P. BLANCO, QR., 27 de noviembre de 2021.- Desde la cima de la colina más alta del sitio arqueológico de Kohunlich, cinco rostros mitificados de enormes ojos vigilan hacia el ocaso del sol la antigua ciudad maya ubicada en el sur de Quintana Roo y cada atardecer acompañan con su mirada el recorrido del astro en su viaje al Inframundo.

Son los Mascarones Monumentales de Kohunlich, rostros de casi dos metros de altura modelados en estuco (cal y arena), que destacan en la cara principal del templo más importante del sitio, construido en la cima de una colina repleta de árboles y corozos.

Son elementos ornamentales muy comunes en la arquitectura maya del clásico temprano (200-600 d.C.). Dos sitios del sur de Quintana Roo los conservan de manera excepcional: Chakanbakán, aún cerrado al público y Kohunlich, donde el visitante puede admirar a cuatro de ellos flanqueando la escalinata del templo principal y uno más pequeño rematando el lado sur del último cuerpo del edificio.

Más información AQUÍ