CIUDAD DE MÉXICO, 17 de septiembre de 2016.- En materia de política social, el gobierno del presidente  Enrique Peña Nieto se ha caracterizado por un doble discurso: mientras el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018 tiene como objetivo combatir la pobreza, a la mera hora se ordenan recortes a los programas sociales, afirmó la diputada Karina Barón Ortiz.

Lo peor, apuntó, según un comunicado, es que “dichos recortes son sin el aval, sin el punto de vista previo del Congreso y, desde luego, sin discusión alguna, destacó, al tiempo que demandó que los programas de desarrollo social deben ser intocables, porque la finalidad para lo que fueron etiquetados es para abatir la pobreza.

Así, afirmó que “del Cuaro Informe de Gobierno del presidente de la República, no hay nada que aplaudir, pero mucho que cuestionar y reprobar en materia de desarrollo social”.

Por el contrario, siguió, “lo que ha vendido haciendo el gobierno priísta es empobreciendo aún más a la población y de ello las cifras muestran que se está retrocediendo de manera preocupante”, por lo que calificó como “grave el doble discurso del Ejecutivo federal de que se va bien”.

Recordó que el PND destaca como fundamento principal el combate a la pobreza y que los programas sociales no sufrirían recorte alguno, y sí, por el contrario, la integración de programas se verían fortalecidos con presupuesto suficiente que no alteraría de forma alguna la distribución de beneficios.

Lamentó que el gobierno asegure en los medios de comunicación que en materia social hay grandes avances, cuando desigualdad y pobreza se mantienen en niveles inaceptables y no se consigue abatir. “Por el contrario se ha ampliado la brecha entre ricos y pobres”, aseveró.

Lamentó que en estos cuatro años de gobierno de Enrique Peña Nieto, el desarrollo social esté siendo una quimera, un mal cuento y una realidad que significa que en esta administración permitió que la población en pobreza haya aumentado de 53.3 a 55.3 millones de personas.

Ejemplificó que entre 2012 y 2014, la población urbana en pobreza pasó de 40.6 a 41.7% y en ocho entidades aumentó el porcentaje de pobreza y pobreza extrema, donde una de las causas fundamentales fue la reducción del ingreso en los hogares, además del debilitamiento de las políticas en la materia.

Lo más preocupante es el hecho de que los programas han sido seriamente afectados por los recortes, como sucedió con el Programa de Empleo Temporal o situaciones irregulares con el programa de Coinversión Social que afectó al INAIS, cuyos  recursos del 2016 se utilizaron para pagar proyectos comprometidos del 2015.

Barón Ortiz consideró lamentable que desde la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el gobierno priista se siga aprovechando de la pobreza de la población para obtener beneficios electorales para la consecución del poder, y que de ello no fueron pocas las denuncias que se presentaron por la compra del voto en los pasados comicios que se llevaron a cabo en el país.

La diputada oaxaqueña hizo un llamado al Ejecutivo federal a evitar que desde la Sedesol, su nuevo titular actúe como operador político del PRI en el proceso electoral en el estado de México, particularmente, y que no meta las manos para la renovación de la presidencia de la república en el 2018.