CIUDAD DE MÉXICO, 14 de marzo de 2018.- Al presentar los avances del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, S.A. de C.V. (GACM) reiteró que el proyecto será totalmente autofinanciable, es decir, no representa deuda pública ni cuenta con la garantía del Gobierno federal, ya que genera su propia fuente de pago.

El director general de la paraestatal responsable de construir, administrar y operar la nueva terminal, Federico Patiño Márquez, aseguró que se tiene resuelto el financiamiento para todo 2018, 2019 e incluso una parte de 2020, con seis mil millones de dólares en bonos verdes.

Destacó que los recursos que se generen financiarán las subsecuentes etapas de seis pistas paralelas de tripe operación simultánea para despegue y aterrizaje de aviones.

En 2016 se emitieron bonos por mil millones de dólares a 10 años a una tasa de 4.75 por ciento y otros mil millones a 30 años a una tasa de 3.25 por ciento. Para 2017, se emitió la misma cifra de bonos a una tasa de 3.875 por ciento y otros tres mil millones a 30 años a una tasa de 5.50 por ciento.

El GACM detalló que generó más de mil millones de pesos de ingresos donde no había, al verse obligado a incrementar la Tarifa del Uso Aeroportuario (TUA) para vuelos internacionales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con lo que se duplicó el peso del impuesto dentro del valor total de los boletos de avión.

Es decir, son los usuarios del actual aeropuerto los que financian la construcción del NAICM, a través de este impuesto, de los cuales el 50 por ciento proviene de turistas extranjeros.

Patiño Márquez defendió el proyecto y detalló que el plan maestro contempla una Ciudad Aeropuerto como los mejores países del mundo, donde habrá hoteles, oficinas, centros de convenciones y comercios que brindarán servicios para satisfacer la demanda del hub internacional, el cual será desarrollado por el sector privado.

La construcción del NAICM representa el segundo más grande del mundo y se estima que llegará a dar servicio a 135 millones de pasajeros con dos terminales.

Y el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, también respaldó que es una obra autofinanciable, pero si no hay obra no hay autofinanciamiento.

"Aquí va a haber tiendas, restaurantes, comercios, bancos, áreas de servicio al aeropuerto, que tienen un valor muy grande y que van a servir precisamente para pagar la obra; si no hay obra, no hay ese ingreso", refirió en otras palabras que si no hay obra, no habría forma de pagarla.