CIUDAD DE MÉXICO, 27 de mayo de 2019.- La suma de esfuerzos entre el Gobierno de México y los productores rurales organizados, principalmente los pequeños y medianos, serán determinantes para sacar del atraso al campo, que la gente de las localidades rurales tenga más oportunidades y mejores ingresos y que se satisfagan las necesidades de alimentación de millones de mexicanos.

Así lo afirmó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, quien señaló que “estoy seguro que sus aportaciones a este propósito habrán de ser de la mayor valía, en la construcción juntos de un sector rural más justo a lo largo y ancho del país; en la Cuarta Transformación otro campo es posible”.

En el marco de la clausura de los trabajos del XI Congreso Nacional Ordinario de la Central Campesina Cardenista (CCC), el titular de la dependencia federal aseguró que la prioridad es lograr un México en el que impere la justicia y el estado de derecho, en el que haya bienestar y desarrollo económico.

Ante productores de todo el país, el secretario Víctor Villalobos Arámbula precisó que para superar la desigualdad que hay en el campo mexicano, tenemos que impulsar un desarrollo equilibrado en las zonas rurales, mediante políticas públicas diferenciadas por región, con un enfoque territorial.

Enfatizó que en términos agrícolas tenemos dos Méxicos en un territorio nacional, uno que representa a la agricultura empresarial con el 19 por ciento de las unidades de producción (990 mil) y otro de agricultura familiar y autoconsumo, que es el 81 por ciento de las unidades de producción (4.3 millones), principalmente en el centro-sur.

El Programa Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural se orienta a lograr la inclusión de los pequeños productores, la igualdad de género y no discriminación, combate a la corrupción y el desarrollo sustentable, y para ello el Gobierno de México ha puesto en marcha diversos programas estratégicos, acotó.

Entre éstos, puntualizó, destacan los programas de Bienestar para el Campo enfocado a productores de pequeña y mediana escala, en beneficio de 2.8 millones de agricultores de hasta 20 hectáreas, y el Crédito Ganadero a la Palabra, con la entrega de 1 a 10 novillonas y un toro por productor, en beneficio de 19 mil 200 ejidatarios y pequeños ganaderos este año.

Además, está en marcha el Programa Precios de Garantía para los cultivos de maíz, frijol, trigo panificable, arroz y leche, que beneficiará a dos millones de pequeños productores, y los programas emergentes en apoyo a 250 mil pequeños agricultores de café y 170 mil de caña de azúcar, entre otras acciones, aseveró.

Por su parte, el secretario general de la CCC, Max Correa Hernández, indicó que la agricultura familiar es una opción de desarrollo para el sector rural del país, ante lo que, dijo, es bienvenido el Programa de Precios de Garantía para los granos básicos, ya que representa también el impulso de semillas nativas.