CIUDAD DE MÉXICO, 08 de octubre de 2018.-  Al enfatizar que si el nuevo aeropuerto se mantiene en Texcoco quedaría concluido en 2024, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador aseguró que pase lo que pase, se tendrán que usar aeropuertos alternos.

“Pase lo que pase, se resuelva en un sentido en otro, tenemos que atender el problema de la saturación del actual aeropuerto” porque, a medida que pase el tiempo, la demanda se vuelve mayor en el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Ante ello, dijo que necesariamente se tendrán que habilitar otros espacios como el aeropuerto de Toluca, Puebla o Morelos “y si se opta por el de Santa Lucía, manos a la obra, iniciar pronto la construcción de dos pistas y resolver rápido el problema de la saturación del tráfico aéreo en la Ciudad de México”.

El presidente electo informó a través de redes sociales que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco requeriría una inversión no considerada de 88 mil millones de pesos.

Además, en próximos días especialistas franceses entregarán resultados sobre la factibilidad de usar simultáneamente los aeropuertos de Santa Lucia y el actual de la Ciudad de México, como lo señaló la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

López Obrador dio a conocer que el próximo jueves 10 de octubre se realizará una conferencia de prensa donde Jiménez Espriú dará los pormenores de lo informado este lunes.

La información mencionada, dijo el presidente electo, será complementada con los resultados de un informe que entregarán especialistas franceses el lunes próximo sobre este mismo asunto, es decir, si es posible operar al mismo tiempo los dos aeropuertos, el actual AICM y la Base Aérea de Santa Lucía.

No obstante, recordó que “si se continúa la obra de construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco, se tendrían que cerrar dos aeropuertos, el aeropuerto actual y el aeropuerto de Santa Lucía”.

Igualmente, López Obrador se refirió al día en que presentó a la opinión pública la información relativa al NAIM sobre el avance de las obras en Texcoco: “hablé de que llevaban un avance del 35 por ciento; pues no es cierto, el avance es del 20 por ciento”.

“Lo que más me preocupó de todo es que se están solicitando 88 mil millones de pesos del presupuesto público. Esto no es posible, nosotros no podríamos financiar esto, a pesar de que el dictamen inicial señalaba que una de las ventajas de continuar el NAIM en Texcoco era que no sería necesaria una inversión del presupuesto público, ahora resultó que sí”.

Finalmente, señaló que tiene información sobre empresarios como Carlos Slim que tienen inversiones en el NAICM de Texcoco, quienes han planteado que podrían reducirse los costos si se abaratan materiales y, lo más importante, “que se podrían hacer cargo de la inversión sin
que se utilicen recursos del presupuesto. En ese caso sí podríamos considerar la posibilidad de continuar con la construcción en Texcoco y no cancelar la obra”. No obstante, subrayó: “Al final de cuentas va a ser la gente la que va a decidir, porque va a hacerse una consulta a finales de este mes”.