CIUDAD DE MÉXICO, 16 de enero de 2020.-   Antes de que termine el actual sexenio del Gobierno federal, 87 mil trabajadores del sector Salud se van a basificar para garantizar sus derechos laborales por lo que se inyectaron 40 mil millones de pesos al presupuesto, que llegaron desde un Fideicomiso.

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador empeñó su palabra sobre el proceso que se está implementando, y del que está a cargo Víctor Manuel Lamoyi Bocanegra como coordinador del programa administrativo de basificación.

“Empezará próximamente con seis mil, la meta es 87 mil trabajadores basificados con justicia laboral que son contratados por honorarios, y es justicia para los trabajadores, ello permitirá que puedan ofrecer un mejor servicio de salud”, explicó el funcionario federal durante la conferencia matutina de este jueves en Palacio Nacional.

Bajo la premisa de que todos los ciudadanos tienen el derecho de ir a un centro de salud o un hospital, López Obrador apuntó que los 6 mil 500 afiliadores al Seguro Popular ya no son necesarios por lo que se analiza su caso, para que sean reubicados de ser posible, respetando sus derechos laborales.

“Había muchas irregularidades, estamos poniendo orden, no es el propósito despedir gente... sobre el dinero hay un fondo de poco más de 60 mil millones de pesos que se tiene, un fideicomiso de la Salud, hemos decidido ejercer de ahí este año 40 mil que son adicionales para fortalecer el sistema de Salud y nos van a quedar 20, pero vamos a buscar la manera de obtener más ingresos”, explicó el Presidente sobre los recursos.

Lo que queremos es que se garantice el derecho a la Salud, es muy triste ir a los hospitales y ver la situación en que están los enfermos y cómo hasta se mueren por falta de medicamentos, por falta de atención médica, se expresa en los hospitales no solo la pobreza sino la profunda y monstruosa desigualdad económica y social de nuestro país, la gente humilde, la gente pobre no tiene y se muere porque no hay forma de que se le atienda, es el derecho que queremos garantizar, es un ideal, una utopía pero se va a conseguir”, apuntó.

El Primer Mandatario reprochó una vez más que las transferencias a los Estados del Seguro Popular y se usaban los recursos para otras cosas “y hacían su agosto los que hacían medicinas, por eso es la resistencia, tres empresas vendían 60 mil millones de pesos, en medicinas y material de curación, que ni siquiera producen los medicamentos, no estamos hablando de laboratorios, estaban apalancadas con políticos”.