¿Debe continuar la guerra contra el narco?

· Gatilleros tienen más capacidad de ataque
· Moralidad, justicia, tranquilidad y paz
· Acelera mejora salaria en base al T-MEC

ARevisiónEstrategiaCriminal #AMLO #OvidioGuzmán #Moral #Justicia #Tranquilidad #Paz #Culiacán #AlfonsoDurazo #FelipeCalderón #T-MEC #Automotriz #Salarios #CarlosSlim #MarcosSacal #GrupoIdeurbanMurano #RomeroDeschamps #PetrolerosOtroFraude #Ferrocarrileros #VíctorFlores #GINgroup #GreatPlaceToWork

Que pobre memoria que sólo funciona hacia atrás. Lewis Carol, 1832-1898; escritor y matemático inglés

La operación fallida del gobierno federal en la que capturó a uno de los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, Ovidio Guzmán López, y después ante la presión de un ejército de cientos de gatilleros, genera sentimientos encontrados.

La tarde de aquel miércoles fue de pesadilla para casi un millón de sinaloenses que viven en Culiacán. Balazos por todas partes, intimidaron a la población que nada tenía que ver con esos hechos. Su paz, fue perturbada por casi 11 horas.

Sin embargo, nos lleva a hacer varias reflexiones, luego que observamos las dos versiones: la del gabinete de seguridad que encabeza Alfonso Durazo, y la de los gatilleros que rescataron a Ovidio.

El mismo jueves, recibimos por los chats de periodistas y políticos, los audios en los que se hablaba de las negociaciones entre narcos y el Ejército. Mientras esto ocurría, la unidad habitacional donde viven las familias de los soldados, estaba cercada y habían colocado camiones con gasolina listos para hacerlos estallar. Esta versión, claro, es de los habitantes de la capital sinaloense.

Toda esta información era valorada por el Gabinete de Seguridad y posteriormente se tomaron varias decisiones que fueron dolorosas y desgastantes para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El desistimiento de la captura de Ovidio (se maneja que también estaba detenido el otro hijo de El Chapo, Iván Archivaldo), se fortaleció al ver un video donde un soldado es arrastrado amarrado con una cuerda al cuello y posteriormente le dispararon. Un video totalmente intimidante que demostraba los alcances de las decisiones de los “negociadores”.

Para esos momentos, Ovidio había sido trasladado en un transporte militar y con uniforme de militar con un pasamontañas, a las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del Estado, donde se registraron varias balaceras, mientras el edificio estaba sitiado también. Para resguardar la integridad de Ovidio, estaba en un cuarto totalmente blindado. Toda esta información, circulo y las hicieron llegar a periodistas.

Mientras pasaba el tiempo, las balaceras se intensificaron y la quema de vehículos, así como el bloqueo de los accesos a Culiacán. Incluso, en la casta de cobro de Costa Rica, un equipo de unos 20 militares fue copado por un centenar de gatilleros. Incluso hasta “cotorreaban” con ellos. La verdad los soldados estaban presos del pánico; del terror. Al mismo tiempo, le dispararon a un helicóptero y mostraron mayor fuerza bélica, con lanzagranadas y obuses.

Ante ello, le consultaron al presidente López Obrador, la decisión de soltar a Ovidio, con los escenarios de desgaste político nacional e internacional, y Andrés Manuel avaló la propuesta. Inmediatamente, lo soltaron y se les entregó a un grupo de sus guardaespaldas, quienes

La imagen internacional y nacional, con su costo, es muy elevado. Sin embargo, tiene razón López Obrador, se evitó que murieran más personas. Los gatilleros no se tocarían el corazón para hacer locuras funestas. La explicación que no llevaban una orden de aprehensión, es pueril. La presión fue inimaginable.

Por ello, se debe revisar la estrategia que se lleva contra el narcotráfico en el país. ¿Debe terminar la guerra contra el crimen que lleva de la mano una estela de casi 300 mil muertos y decenas de miles de lisiados? Durante mucho tiempo el gobierno insistió en que esta guerra era para alejar las drogas de las próximas generaciones. Sin embargo, las drogas están a su alcance indiscriminadamente. Claro, no sólo en México, sino también en Estados Unidos. La guerra fracasó desde la administración de Felipe Calderón y que le siguió Enrique Peña Nieto.

La política anticrimen es un fiasco. Las mafias demostraron en Sinaloa músculo superior al de las Fuerzas del Gobierno en Culiacán. Lo mismo está pasando en Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, Jalisco, entre otras entidades. Entonces, ¿para qué continuar con esa guerra?

Como abogado de formación académica, exijo que se aplique la ley. Sin embargo, son 300 mil muertos en esta guerra que deja, por todos lados, tumbas clandestinas y mucho dolor a una nación que quiere la paz; trabajar, estudiar y divertirse sin miedo a nada.

Por ello, la decisión del presidente López Obrador, reitero, nos debe llevar a un análisis a fondo y una reflexión, que nos despeje muchas dudas; desde las morales, las prácticas, las estratégicas, entre otras.

Poderosos caballeros: Estados Unidos, Canadá y México, firmaron un Tratado de Libre Comercio, que sólo nuestro país lo aprobó en su Congreso. Es un acuerdo de más de un billón 200 mil millones de dólares, entre las tres naciones. El nuevo acuerdo no entrará en vigencia de inmediato. La mayoría de las disposiciones clave no comienzan hasta 2020 porque los líderes de los tres países tienen que firmarlo y luego el Congreso (y las legislaturas de Canadá y México) tienen que aprobarlo, un proceso que se espera que dure meses. La industria automotriz es la más vigilada. El objetivo del nuevo acuerdo es tener más automóviles y piezas de camiones fabricados en América del Norte. A partir de 2020, para calificar para tarifas cero, un automóvil o camión debe tener el 75% de sus componentes fabricados en Canadá, México o los Estados Unidos, un aumento sustancial del requisito actual del 62.5%. También hay una nueva regla que establece que un porcentaje significativo del trabajo realizado en el auto debe ser completado por los trabajadores que ganan al menos 16 dólares por hora, o aproximadamente tres veces lo que el trabajador mexicano típico actualmente realiza. Sobre este tema está trabajando el gobierno lopezobradorista. Es bueno para los trabajadores mexicanos. * Carlos Slim, planea invertir 120 mil millones de pesos durante la actual administración en proyectos de infraestructura del gobierno como son el Tren Maya, el Tren Transístmico, entre otros. También planea destinar 40 mil millones de pesos en telecomunicaciones, similar a lo que invirtió el sexenio pasado. * Elías, Harry y Marcos Sacal, del Grupo Ideurban Murano Fondo de Inversión, pondrán en operación al finalizar el sexenio el complejo Grand Island Cancún, que contará con 3 mil habitaciones y una inversión de mil millones de pesos. Tendrá financiamiento parcial de Bancomext, con 85% de proveedores nacionales. * Empezó la caída del líder de los rabajadores petroleros, Carlos Romero Deschamps. Dejó a un incondicional en el interinato. El dice que son 90 días para citar a elecciones. Los estatutos dicen otra cosa, sólo son 30 días. En fin, ahí debe estar pendiente la Secretaria de Trabajo, Luisa María Alcalde Luján. Sin embargo, hay otros liderazgos que deben romperse, por su alto nivel de corrupción. Uno de ellos es el Ferrocarrilero, que encabeza Víctor Flores. Dicen que pronto se derrubará.

Responsabilidad social compartida: GINgroup, que preside Raúl Beyruti, fue considerada en el lugar 38 del ranking 2019 del Great Place to Work, en la categoría Diversidad e Inclusión, en la que participaron 100 empresas. Para obtener la certificación como uno de Los Mejores Lugares Para Trabajar e ingresar al listado, las organizaciones empresariales deben alcanzar y superar el porcentaje mínimo necesario en dos evaluaciones: el Trust Index y Culture Audit. El ranking documenta las prácticas, procesos, políticas e iniciativas de talento humano. Además, toma en cuenta la variedad, originalidad, inclusión laboral, toque humano e integración que poseen las prácticas.

Escúchame de lunes a viernes, de 21 a 22 horas, en “Víctor Sánchez Baños en MVS”

mvsnoticias.com

poderydinero.mx

[email protected]

@vsanchezbanos