CIUDAD DE MÉXICO, 3 de mayo de 2018.- A las 7:20 horas se reportó una fuga de gasolina de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en una toma clandestina y en las instalaciones del poblado de Totolcingo, Acolman, Estado de México, la cual alcanzó más de 20 metros de altura.

La evaporación del combustible, añadió la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) en un comunicado, incrementó la concentración de compuestos orgánicos volátiles produciendo ozono desde las 10 horas.

A partir de esta hora, el Sistema de Monitoreo Atmosférico ha registrado la presencia de la masa de aire en las estaciones: GAM, UIZ, IZT, MON, UAX, HGM y LPR, debido a que el viento la transportó desde el norte hacia el este y sur de la Ciudad de México.

La fuga del combustible fue controlada por las autoridades federales a las 9 horas, como consecuencia de este evento, el ozono ha registrado valores fuera de lo normal.

Este evento es inusual y puede provocar en las próximas horas que el ozono alcance valores por arriba de los 155 partes por billón (ppb), sin que se declare la Fase 1 de Contingencia Ambiental Atmosférica debido a que este viernes el pronóstico de la calidad del aire muestra condiciones favorables para la dispersión de contaminantes.

Por la tarde se esperan vientos superiores a los 10 kilometros por hora (km/h), los cuales disparan los hidrocarburos y el ozono.

El sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México continuará dando seguimiento oportuno a este fenómeno.