CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril de 2019.- El régimen de explosiones intermitentes y eventos de lanzamiento de material incandescente en el volcán Popocatépetl que llevó a declarar la fase 3 de alerta amarilla, el pasado 28 de marzo, podría prolongarse por meses, consideró el investigador y vulcanólogo del Instituto de Geofísica de la UNAM, Robin Campion.

El experto, quien junto a otros investigadores de la UNAM y personal de Centro Nacional de Prevención de Desastres, (Cenapred) ha mantenido un monitoreo permanente del volcán poblano refiere que el coloso cambio el patrón que había presentado durante los últimos 25 años, el cual consistía en ciclo de formación de domos de lava, los cuales eran destruidos por la acumulación pasiva de gases volcánicos, permitiendo de esta manera despresurizar sin explosiones como la vista el pasado 28 de mazo que provocó alerta entre las poblaciones ubicadas en la faldas de Don Goyo. .

El doctor en ciencias geológicas explica en entrevista que debido a los ciclos consisten en la  despresurización, formación y crecimiento de un domo de lava, tapamiento del cráter y explosión por la acumulación de gases, fueron 82 domos los que se crearon y destruyeron en el volcán desde 1985 a la fecha.

“Pero desde los sismos de 2017 notamos cambios, el volcán tuvo una actividad externa relativamente baja, hubo pocos domos formados y pocas emisiones de gases, sin embargo, al mismo tiempo los movimientos internos del volcán estaba aumentando, se registraron sismos vulcanotectónicos, la mayoría imperceptibles para la población.

“En enero -pasado- notamos un cambio en la composición de los gases, los cuales junto con la sismicidad, nos sugieren que al sistema de alimentación del volcán entró una masa magmática, lo cual sería normal para un volcán que recibe desde las profundidades de la tierra materia fundida, pero lo que pasa ahora es que las emisiones de gases ayudan a destruir los domos son bajas, y esto nos preocupa, porque el magma no se puede desgasificar de manera tranquila y libre, entonces se acumulan gases (de magma) disueltos en el sistema y generan explosiones como las que hemos visto en la ultimas semanas”.

Robin refiere que el nuevo comportamiento del Popocatépetl está siendo vigilado 24 horas pero no se puede anticipar de forma exacta como será su evolución.

“Hay volcanes que mantiene este régimen de emisiones bajas y explosiones intermitentes por años,  consideramos que al menos en los próximos meses este será el escenario del Popocatépetl”, pronostica el experto belga, quien desde hace 6 años reside en México y ha estudiado la actividad de varios volcanes en el mundo.

“El Popocatépetl es uno de los volcanes más interesantes del mundo, no solo por su características sino también por la gran densidad de población que vive alrededor de él”, insiste.

Según datos del INEGI entre las tres poblaciones más cercanas al volcán

Santiago Xalizintla, San Nicolás de los Ranchos San Pedro Yancuaitlalpan radican alrededor de 10 mil personas quienes tendrían que ser evacuadas en caso de la actividad del Popo se incrementará.

El pasado 8 abril, en una aeronave piloteada por efectivos de la Policía Federal, personal del Instituto de Geofísica de la UNAM y del Cenapred realizaron un sobrevuelo de reconocimiento cerca del cráter del volcán pero debido a la amplia nubosidad no pudo corroborarse o descartarse la presencia de un nuevo domo de lava.