CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2016.- La senadora Mariana Gómez del Campo (PAN) demandó al Gobierno de la Ciudad de México a investigar el cobro ilegal que hacen los llamados franeleros por el uso de lugares de estacionamiento en la vía pública, sujetos al régimen de parquímetros, y la posible colusión con policías de tránsito.

“De acuerdo con denuncias ciudadanas, franeleros cobran entre 100 y 300 pesos por dejar que automovilistas se estacionen, sin tiempo límite, en lugares regulados por parquímetros”, expresó.

El gobierno capitalino, mediante la Contraloría General y la Secretaría de Seguridad Pública, debe investigar si franeleros y elementos de la policía actúan en complicidad, para cobrar de manera ilegal por uso de la vía pública como estacionamiento, además de colocar las arañas a los autos mientras sus dueños asisten a espectáculos públicos.

La legisladora federal del albiazul, añadió, tras haber pagado dicha cuota, los ciudadanos se han percatado que a sus automóviles les colocaron un candado inmovilizador, conocido como araña.

Expresó que esta situación se ha detectado en calles aledañas al Auditorio Nacional, así como en otros lugares cercanos a recintos de espectáculos masivos, deportivos, entre otros.

Recordó que los permisos administrativos temporales revocables otorgados a las empresas que operan los parquímetros por el uso de la vía pública como estacionamiento, prevén una contraprestación para el gobierno de la ciudad de aproximadamente 30 por ciento de los ingresos brutos, los cuales, dijo, “deben ser destinados para obras de mejoramiento de las calles”.

A través de un comunicado de prensa, la legisladora explicó que los automovilistas, además de la multa por no haber cubierto la cuota por el uso del parquímetro, deben pagar el servicio de retiro de la araña, que asciende a 215.90 pesos.

Añadió que si el automovilista no cubre dichos montos antes de haber transcurrido dos horas de la inmovilización, el vehículo es remitido a un “corralón”, por lo que además deberá pagar también la cuota por el arrastre del vehículo, denunció.

“Al tratarse de un ingreso generado en una zona sujeta al régimen de parquímetros, los recursos generados por el servicio de retiro de candados inmovilizadores deben considerarse como parte del total de los ingresos del sistema de parquímetros”, afirmó.

Denunció que de acuerdo con información pública, ase sabe que los franeleros perciben en promedio una cantidad de 30 mil pesos mensuales, lo cual es comparable con lo que perciben profesionistas con posgrado, pero totalmente libres de impuestos.