CIUDAD DE MÉXICO, 28 de noviembre de 2020.- Un hombre que el pasado 28 de octubre de 2020 aterrizó en una aeronave con una tonelada y media de cocaína en Chetumal, fue vinculado a proceso, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

A través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), la FGR obtuvo la vinculación contra el sujeto por su probable responsabilidad en los delitos de contra la salud, uso Ilícito de instalaciones destinadas al tránsito aéreo y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

El 28 de octubre de 2020 se inició investigación, al haberse ejercido facultad de atracción de la Delegación de FGR en Quintana Roo, respecto de la carpeta iniciada el día anterior con la puesta a disposición realizada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quienes refirieron que ese día aproximadamente a las 6:05 horas arribó en el Aeropuerto Internacional de Chetumal, Quintana Roo, una aeronave de la cual momentos antes había descendido Matías E.

En ella se localizaron costales conteniendo paquetes con polvo blanco que resultó ser clorhidrato de cocaína con un peso neto de una tonelada, 591 kilos, 44 gramos. También se aseguró dinero en efectivo y la aeronave.

Posteriormente, el 29 de octubre, a través de videoconferencia ante el Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal de Quintana Roo, se llevó a cabo la audiencia inicial de control de detención en la que el Órgano Jurisdiccional la calificó de legal, se formuló imputación por los delitos referidos y se expusieron los argumentos vinculatorios; sin embargo, la defensa solicitó la duplicidad del término constitucional por lo que en ese momento se impuso como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa quedando recluido en el Penal de Chetumal.

Una vez cumplido el término, igualmente a través del método de videoconferencia se continuó con la audiencia inicial en la que se resolvió vincular a proceso a este individuo por los delitos imputados, se ratificó la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa y quedó recluido en el Penal de Chetumal. Se concedieron tres meses para la investigación complementaria.