CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero de 2020.- En febrero próximo, la Comisión de Economía del Senado de la República prevé analizar y discutir un dictamen de la nueva Ley de Propiedad Industrial, por lo que se alistan una serie de foros para recoger las propuestas y observaciones de los especialistas en el tema.

La instancia legislativa que preside el senador del PAN, Gustavo Madero Muñoz, informó que se espera la participación del director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI),  Juan Lozano Tovar; la directora del seminario de Patentes, Marcas y Derechos de Autor de la Facultad de Derecho de la UNAM, María del Carmen Arteaga; así como empresarios y organizaciones del ramo.

Dicha iniciativa abroga la ley vigente y la sustituye por una actualizada. La propuesta busca dotar al sector de un nuevo marco legal que ayude al país a transitar al conocimiento y alcanzar los niveles óptimos de desarrollo.

Fue presentada por el senador de Morena, Ernesto Pérez Astorga, en noviembre pasado, con el fin de regular secretos industriales, sancionar los actos que atenten contra la propiedad industrial o que constituyan la competencia desleal de la misma.

Las facultades del IMPI aumentarían de aprobarse tal iniciativa que promueve la ampliación de un ecosistema favorable para el desarrollo del conocimiento de la investigación científica, y el impulso de la tecnología en México.

Se establecen medidas disuasivas para la prevención de los ilícitos en materia de propiedad industrial, por lo que se incrementan las sanciones.

Y busca simplificar los procedimientos mediante el uso de tecnología y promueve la innovación para generar la inclusión de las personas, a través de sus creaciones, aprovechando el conocimiento de las comunidades.

Otorga una mayor protección de los modelos de utilidad de 10 a 15 años, a fin de incentivar a los inventores mexicanos para continuar con innovaciones, con ello se impide que un tercero utilice la invención protegida por un mayor periodo de tiempo.

E incorpora la definición a productos artesanales, por lo que los creadores y diseñadores de los pueblos originarios podrán buscar el desarrollo de productos de mejor calidad, para generar mayor competencia en el mercado nacional e internacional.