CIUDAD DE MÉXICO, 15 de noviembre de 2016.- Rebasados por el crecimiento en los casos de diabetes, hoy el sistema de Salud en México gasta 42 mil millones de pesos, más ocho mil 100 millones en hemodiálisis.

De no pasar de un modelo curativo a uno preventivo, en 2050, esta enfermedad le costará al país 344 mil millones de pesos que no tiene, dio a conocer el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola Peñalosa.

El año pasado, el IMSS registró 21 mil defunciones por diabetes y pasó a ser el segundo motivo de consulta al año con 14 millones, un incremento de 64 por ciento en la última década.

Luego de que por primera vez la Secretaría de Salud emitiera una alerta sanitaria de una enfermedad no transmisible, el Seguro Social realiza este martes un foro abierto en el Cuarto Encuentro Nacional Diabetes y Sociedad.

En su mensaje de declaratoria inaugural, Mikel Arriola expuso que en 2015 se capacitaron a alrededor de dos mil personas de manera permanente por diabetes y se realizaron cuatro mil 500 amputaciones a enfermos.

México muestra la mayor prevalencia en población adulta con diabetes con 14.7 por ciento, mientras que el promedio de países de la OCDE es alrededor del nueve por ciento.

En defunciones, la cifra es de 128 por cada 100 mil habitantes; el IMSS redujo a 122 por cada 100 mil, aún considerada insuficiente.

En el IMSS cuenta una estrategia concreta de atención, control y combate a la diabetes a partir del primer trimestre de 2017; sin embargo, implementa un esquema de vigilancia en mujeres embarazadas y en sus guarderías donde atienden a más de 200 mil niñas y niños al año retiró de la dieta alimentos causantes de obesidad y sobrepeso, como grasas saturadas, azúcar refinada y sodio.

A nivel mundial, de 1980 a 2014, el número de personas que padecen diabetes en el mundo se incrementó en casi 300 por ciento de 108 a 422 millones de personas, lo que no convierte a México en un país único con este problema, informó Arriola Peñalosa, de acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud.

El 90 por ciento de la diabetes en el mundo es de tipo 2, la cual está ligada a problemas de sobrepeso u obesidad, hipertensión, sedentarismo, triglicéridos altos y una dieta no saludable.