CIUDAD DE MÉXICO, 23 de enero de 2018.- El 2017 fue el peor año en materia de inseguridad en la historia de México, con 25 mil 339 homicidios, 23 por ciento más que en 2016, informó Santiago Roel, director de la organización Semáforo Delictivo.

“En los últimos 20 años no se tenía un registro de tantos homicidios en el país, contrasta con el 2007, el de menos ejecuciones. En 2011 fue el año pico, luego en 2014 fue el año mas bajo con el presidente Enrique Peña Nieto con 5 mil, y en 2017 sumaron 25 mil”, expresó Roel en conferencia de prensa.

El experto indicó que los asesinatos se dispararon los últimos años y aseguró que de la cifra actual de homicidios, 75 por ciento son relacionadas con el crimen organizado, un contraste con los años anteriores a 2008, cuando las muertes involucradas a células delictivas solo representaban el 20 por ciento de los homicidios.

Explicó que en 2014 la cifra de asesinatos descendió pero no fue por la estrategia seguida por el gobierno federal, sino por una especie de tregua entre los grupos del crimen organizado.

El presidente de Semáforo Delictivo criticó que la actual administración no quiso hacer nada diferente a la anterior en materia de inseguridad y las nuevas medidas solo fueron cosméticas, sin nada de fondo.

De acuerdo con los datos de la organización, 26 estados tuvieron un incremento en el número de homicidios, y el caso que calificó de más “dramático” es el de Nayarit, con 554 por ciento de aumento; después le sigue Baja California Sur con 192 por ciento, un caso que atribuyó al narcomenudeo creciente; después está Aguascalientes, un estado que antes era considerado tranquilo, pero que es colindante con Zacatecas, donde la violencia lleva asentada ya muchos años; otro caso es el de Quintana Roo, con un aumento de 118 por ciento, también por alta presencia del crimen organizado.

En el país la tasa anual de homicidios por cada 100 mil habitantes es de 21 en promedio, pero hay estados que la superan con tasas superiores a 40, se trata de Colima con 99; Baja California Sur con 76; Guerrero con 65; Baja California con 61; Sinaloa con 45, y Chihuahua con 43.

En su recuento sobre el 2017, Semáforo Delictivo detectó 14 municipios en 5 entidades con tasas de homicidio superiores a 100, entre los que destacan Acapulco y Zihuatanejo, en Guerrero, y Los Cabos, en Baja California Sur, en su mayoría relacionados con ejecuciones entre personas dedicadas al crimen organizado.

Otros delitos que aumentaron a nivel nacional son el robo a negocio con 29 por ciento; robo de auto con 16 por ciento; extorsión con 11 por ciento, y un porcentaje igual en el caso de lesiones dolosas por riñas; y un 2 por ciento más de secuestros.