CIUDAD DE MÉXICO, 11 de abril de 2019.- Los mejores puntajes del Concurso de Selección Febrero 2019 a nivel Licenciatura de la UNAM eligieron facultarse en la medicina y en la física. Los cuatro estudiantes, nacidos con este milenio, son Paloma Allende Vargas, Brenda Villaseñor Feixas, José Agustín Gutiérrez Iglesias y José Luis Lugo Castillo.

Medicina alada

Paloma obtuvo 118 aciertos de 120 reactivos, la máxima puntuación en el más reciente concurso de selección. Está en lo más alto, la asistieron sus alas: su inquietud permanente, sin tregua, que se desborda con gestos, sonrisas y la esperanza de creer que viene lo mejor.

“El cuerpo humano es maravilloso y tiene millones de enigmas, y en un proceso tan simple como mover el brazo ocurren 20 mil cosas. Me llama la atención la medicina, quizá porque a los cinco años empecé con fibromatosis (denominación genérica de un grupo de enfermedades, caracterizadas por la proliferación de tejido fibroso); tuve varias cirugías, estuve en hospitales, pero ahora me gustaría estar del otro lado”, afirmó.

Matriculada en la Facultad de Medicina, le gustaría abocarse a la cirugía cardiotorácica, o a la oncología pediátrica, porque considera que hay muy pocos profesionales en el área en México.

“También me atrae el voluntariado, y amo la guitarra clásica; ya tuve dos presentaciones en el Conservatorio Nacional y en la Facultad de Música, pero no sólo toco la guitarra, también la batería y un poco de piano, además de cantar”.

Física-atlética

Acostumbrada a los obstáculos, a la distancia y a la resistencia, Brenda no teme que haya tres horas de camino de Juriquilla a Ciudad Universitaria. Reside y realizó su bachillerato en Querétaro, y ahora cursará Física en el campus central.

Ella tiene convicción, determinación y organización, pautas que le han impulsado a ser una atleta de medio fondo en pruebas de 800 y tres mil metros con vallas, y en el fragor académico, logró una mención honorífica en la Olimpiada Nacional de Física 2017, y un tercer lugar en la Olimpiada Estatal de Química 2016.

Lo dice enfática con sus ojos color de césped: “con 117 aciertos, estoy totalmente comprometida con venir a estudiar Física, y si se puede, dedicarme al atletismo de alto rendimiento”.

Brenda está inscrita en la Federación Mexicana de Atletismo, en proceso de llegar a una competencia nacional, y quisiera algún día estar en unos Juegos Olímpicos, “además de seguir con mi carrera académica; ojalá fuera París 2024”.

Desde que era pequeña su padre la impulsó a hacer trabajos en casa, a trabajar con electricidad, en la mecánica; siempre le gustó saber cómo funcionan las cosas. “He sido apasionada del Universo, de lo grande que es; me di cuenta que era a lo que me quería dedicar: la mecánica cuántica y la física de partículas”.

Brazadas de oportunidad

La sonrisa se le da muy bien a José Agustín. Cursó el bachillerato en la Preparatoria 9 “Pedro de Alba”, tramitó el pase reglamentario a la Facultad de Odontología, pero “tristemente no era la carrera que yo quería. Decidí no darme por vencido y hacer el examen de nuevo”.

Desde niño quería estudiar medicina, y las materias vinculadas con la salud se le daban muy bien.

Así, tras un semestre en Odontología presentó el examen para el Concurso de Selección Febrero 2019, en el que sólo tuvo tres errores. Ahora Agustín acudirá a la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza porque le atrajo el plan de estudios, la competencia y la cercanía de esta entidad con su domicilio, en el Estado de México.

Lo único que le entristece es que ya no estará cerca de la Alberca Olímpica de CU. “Me gusta mucho nadar, también practiqué futbol americano, karate y break dance; toco la batería, pero una de las cosas que más disfruto es cocinar. Mi sueño es terminar la carrera y hacer el examen nacional para Residencias Médicas, y entrar a la especialidad en ortopedia y traumatología, porque me marcó una fractura que tuve cuando patinaba”, compartió.

Física “social”

Desde Tampico, Tamaulipas, José Luis Lugo comentó que ser aceptado entre los mejores aspirantes fue muy sorpresivo. “Hasta pensé que estaba mal calificado el examen”, recordó. Él tuvo 117 aciertos y cursará Física en CU.

“Sé que en apariencia no tiene nada que ver con la física, pero a mí me gusta leer, investigar, actualizarme con noticias; lo que más me ha dejado huella es el Modelo de Naciones Unidas, porque desde la perspectiva de estudiante se sabe cómo ofrecer soluciones para lograr una mejor calidad de vida en el mundo”.

Desde los cuatro años sabía qué quería estudiar, y desde entonces también se fijó una sola meta: sería en la UNAM.

“En los próximos días iré con mi familia a conocer mejor la Ciudad de México, ver alojamientos. Es un cambio muy grande, porque Tampico es una urbe pequeña, pero estoy emocionado. Lo que más extrañaré será el calor del puerto”.

A ellos, como a más de 14 mil estudiantes de nuevo ingreso, los espera una nueva historia, que inicia el próximo 5 de agosto.