CIUDAD DE MÉXICO., 4 de enero de 2020.- En la primera etapa del programa de tatuajes terapéuticos que promueve la asociación Movimiento de Unidad, Justicia, Equidad y Respero (MUJER), se realizaron 16 tatuajes a mujeres principalmente de cicatrices por cesáreas y mastectomías, informó Karen Quiroga Anguiano, dirigente nacional del PRD.

El programa Inksanarte tiene como objetivo iniciar un proceso de sanación emocional en mujeres que han padecido cirugías extremas y consiste en realizar, de manera gratuita, un tatuaje sobre la cicatriz que haya quedado al someterse a algún procedimiento quirúrgico, refirió en un comunicado el instituto político.

A diciembre de 2019 se hicieron 10 tatuajes a mujeres con cicatrices por cesárea, las restantes corresponden a cicatrices por mastectomía quemaduras en pies, de brazo, fractura de tibia, retiro de vesícula y apendicitis. En todos los casos el objetivo es que las mujeres se reconcilien con esa parte de su cuerpo que quedo mal ya sea por mala cicatrización y por el trabajo de los médicos, agregó la perredista.  

El programa, explicó, se ha planeado como un servicio para brindar una atención digna con afecto y cuidado, en estudios que cumplen con las normas sanitarias y con cinco tatuadores profesionales que se sumaron a la iniciativa. En ese sentido consideramos que su primera etapa ha sido completamente exitosa, añadió.

Recordó que el programa Inksanarte está inspirado en experiencias exitosas de otros países y ciudades como Illinois, Madrid y Beijing, donde además de resignificar la cicatriz ayudan a concientizar a las mujeres sobre la importancia del autocuidado.

Quiroga Anguiano expresó que la historia de cada mujer beneficiada es digna de ser contada por el impacto que la cicatriz tuvo en ellas. “Tenemos el caso de Ruth, una mujer que fue diagnosticada con cáncer de mama a los 31 y se le tuvo que hacer una mastectomía, su proceso de recuperación fue largo, además de que no contaba con un empleo, pareja, seguridad social y es madre de tres niños, de manera que fueron meses en que ella requirió enorme apoyo que ninguna institución de salud le proporcionó de manera integral”.

 Actualmente Ruth se encuentra sana y decidió tatuarse una flor de loto, aun no es dada de alta pero ella es un ejemplo de todo lo que hace falta trabajar en favor de las pacientes con cáncer de mama.

Por ello dijo que el PRD a través de la diputada local Gabriela Quiroga presentó una iniciativa para proporcionar cuidados paliativos y dar atención integral a las mujeres que tiene cáncer de mama que se turnó a comisiones y pidió se apruebe a la brevedad en el Congreso de la Ciudad. Se trata de una iniciativa de reformas a la Ley para la Atención Integral del Cáncer de Mama a fin de garantizar la rehabilitación integral de aquellas personas a quienes se les haya realizado una mastectomía como tratamiento de cáncer, en dicha reforma se incluye la realización de tatuajes terapéuticos como las que hacemos en MUJER, agregó. 

Para ser incluida en el programa “InkSanarte2019”, las pacientes interesadas deberán registrarse por fabebook en la página de M.U.J.E.R y una vez que hayan llenado un formulario, deberán adjuntar los documentos que se solicitan. 

Las beneficiarias son elegidas por un comité técnico conforme a los lineamientos de evaluación y selección, y para lo cual deberán contar con las siguientes características:

-Haber concluido satisfactoriamente el tratamiento posterior a la intervención quirúrgica; es decir, en el caso de las pacientes de cáncer, no estar recibiendo quimioterapia o radioterapia y en el caso de las pacientes de cirugía cardiaca, no tener ninguna contraindicación médica para el uso de máquinas eléctricas.

– Contar con hoja de alta médica.

– No tener alergias.

– No padecer cicatrización de tipo queloide.

– No estar embarazada.

– En caso de enfermedad crónica (diabetes, cardiopatías, hemofilia o VIH) solicitar supervisión del médico tratante