CIUDAD DE MÉXICO. 15 de abril de 2019.- Artesanos dedicados a la elaboración de diablitos y figuras que evocan a la traición de Judas, aseguran que cada año se venden menos los muñecos de cartón en la Ciudad de México.

Con la llegada de Semana Santa, esta costumbre religiosa toma las calles y se encarga de burlar y humillar a los malos personajes o los más aborrecidos.

Los artesanos hacen lucir su creatividad y se valen de la cartonería y la pintura para crear llamativas figuras diabólicas que pueden alcanzar hasta los tres metros de altura.

Por semanas preparan todo el material que usarán en el moldeo y pintada a mano de los personajes que serán quemados por traidores.