MORELIA, Mich., 9 de julio de 2020.- En el año de 1950, en Ahuiran, localidad que pertenece al municipio de Paracho, Michoacán, nace la artesana Cecilia Bautista Caballero, en el seno de una familia cuyo padre se dedica al campo y la madre al cuidado de sus hermanos y del hogar.

De acuerdo con un comunicado de prensa, Ceci, como le dicen de cariño sus familiares y amigos, inició como artesana a la edad de los ocho años, cuando comenzó a tejer en su telar de cintura sus primeros rebozos, los cuales eran supervisados por su madre.

A la edad de 16 años, eligió casarse, y formó una familia de cinco hijos, de la cual se siente orgullosa. Sus cuatro hijas y su hijo también se dedican a este arte de elaborar rebozos y crear nuevos diseños, mezclando tintes naturales y decorando con diferentes técnicas y plumas.

“Esta idea de mezclar las plumas con el hilo de algodón de seda, me surgió un día que no tenía dinero para comprar más hilo y saliendo de la iglesia de mi comunidad, vi muchas plumas que caían del campanario de las palomas que volaban en este lugar, y así fue como inicié a ponerlas en los rebozos que iba haciendo”, menciona la artesana Cecilia Bautista Caballero.

Esta artífice ha logrado varios reconocimientos a nivel estatal, nacional e internacional, por su gran entrega y dedicación a la artesanía en la rama de textil de algodón, elaborando piezas como son los rebozos en telar de cintura, los cuales llevan su distintivo personal y especial en las puntas, ya que tienen plumas de diferentes aves, lo que hace de esta prenda una artesanía única y llamativa por el colorido que contiene.

Más información en Quadratín Michoacán