CIUDAD DE MÉXICO, 17 de octubre de 2019. — El Gobierno de México inicio este jueves la construcción del Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles (AIGFA) tras una serie de turbulencias por los 140 amparos que se promovieron y finalmente se superaron.

En la Base Aérea Militar de Santa Lucía, ubicada en Zumpango, Estado de México, despegaron este jueves los trabajos para construir dos pistas con rutas para pasajeros y de cargas fuera del país.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) administrará los recursos para su edificación bajo la rectoría del Estado para inaugurar la obra el 21 de marzo del 2022.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la construcción será sin interrupciones puesto que existe todo el presupuesto garantizado para su edificación, alcanzando hasta ahora 75 mil millones de pesos.

“Es el poder demostrar en los hechos que se pueden resolver los problemas con eficiencia, con austeridad, con honestidad, se está poniendo en práctica otro proyecto distinto al que se había iniciado para solucionar el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México”, aseguró durante su mensaje en el evento oficial desde Santa Lucía.

Exaltó una vez  más que “esta es una decisión trascendente”, puesto que la obra en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) iba a costar 300 mil millones de pesos, más los imprevistos que surgieran.

Comparó al gasto que implicaría al NAIM, con el Tren Interurbano México-Toluca donde se requieren actualmente de 30 mil a 90 mil millones de pesos más de lo estimado por el gobierno de su antecesor, Enrique Peña nieto.

“Si se hubiese repetido en el caso del proyecto de Texcoco estaríamos hablando de una inversión cercana a un billón de pesos, por eso es mucho mejor esta opción, no vamos a ejercer esos 300 mil millones estimados, aún con el pago de los bonos, la liquidación a las empresas constructoras que habían iniciado los trabajos en Texcoco, en total, cuando mucho se van a ejercer 180 mil millones”, reprochó.

“Nos vamos a ahorrar 120 mil millones de pesos con ventajas adicionales porque la construcción en Texcoco los 300 mil millones eran para construir dos pistas, y cancelar tres pistas porque se iba a clausurar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y este aeropuerto militar de Santa Lucía por interferencia aérea”, recordó.

Consideró que como se terminaría el NAIM hasta el año 2024, se iba a invertir todo el tiempo de su sexenio, por lo que se comprometió a que se tendrá listo para usarse el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en el 2021.

“Como aquí lo ha dicho y es una palabra de honor que se va a hacer realidad, vamos a construir las dos pistas par a la aviación civil en Santa Lucía en dos años y medio… Vamos a estar inaugurando este nuevo aeropuerto en abril del 2022, si ya estamos en esto le voy a pedir al general Vallejo que procuremos inaugurarlo el 21 de marzo del 2022”, afirmó.

Por su parte, el general Gustavo Vallejo Suárez, jefe de ingenieros militares en el AIGFA, aseguró que se debe tener la certeza de que los responsables actuarán con total transparencia y garantía de que será una obra de primer nivel.

“Se garantizará que toda infraestructura y equipamiento se encuentre validad y certificada conforme a la normatividad nacional y los estándares internacionales más exigentes medioambientales y en materia de servicios aeroportuarios”, aseguró.

Anticipó que se tendrá un moderno sistema de iluminación para aterrizajes y despegues, así como una diversa zona comercial operada en su totalidad por sistemas sustentables.

Explicó que si bien esperan dos años y seis meses de arduo trabajo, luego de las turbulencias por los amparos, se tendrá lista en el año 2022 con toda la seguridad que ello implica.

El jefe de ingenieros se comprometió a dar certidumbre e incluso anticipó que en cuestión de días tendrán un portal con toda la información relativa a los avances y transparencia de recursos públicos en la construcción del puerto aéreo.