CIUDAD DE MÉXICO, 13 de diciembre de 2018.- Los vacacionistas y la derrama económica que representan para el territorio nacional siguen siendo una buena noticia para el país, pues el Producto Interno Bruto Turístico (PIBT) que reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registra un repunte de 2.9 por ciento.

En la Cuenta Satélite del Turismo de México 2017, el INEGI refiere que con año base 2013, se permite ampliar el alcance del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM), lo que fortalece el acervo informativo de este importante sector de la economía y provee una visión integrada sobre la dimensión, evolución y composición del sector turístico.

Los hoteles y lugares de alojamiento encabezan la lista de lo que más abona al PIBT con 28 por ciento, seguido del transporte con 19 puntos porcentuales, y en tercer lugar, los centros de entretenimiento, bebidas y alimentos con 15 por ciento.

En 2017 el PIBT a precios básicos representó 8.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) total del país, en valores corrientes. A su interior, el PIBT se integró de la siguiente manera: los servicios de alojamiento representaron 28.3 por ciento del valor; los de transporte contribuyeron con el 19.3 por ciento; los restaurantes, bares y centros nocturnos con 15.3 por ciento; la producción de artesanías y otros bienes 10.6 por ciento; el comercio turístico 7.8 por ciento; los servicios deportivos y recreativos 1.1 por ciento; los servicios culturales 1 por ciento; las agencias de viajes y otros servicios de reserva con 0.8 por ciento, y el resto de los servicios aportaron el 15.8 por ciento del total.

En su comportamiento anual, el PIBT registró en el año de referencia una tasa de crecimiento en términos reales de 2.9 por ciento respecto a 2016, cifra superior al incremento del total de la economía.

Durante 2017 las actividades relacionadas con el turismo reportaron alrededor de 2.3 millones de ocupaciones remuneradas, lo que significó el 5.9% del total de la ocupación remunerada del país. La mayor aportación de empleos dentro del sector se observó en los servicios de restaurantes, bares y centros nocturnos con una participación de 28.9 por ciento; los de transporte de pasajeros con 25.3 por ciento y en los “otros servicios” con 24.7 por ciento; les siguieron los servicios relacionados con el alojamiento con una colaboración de 9 por ciento; el comercio turístico 4 por ciento; la producción de artesanías y otros bienes 3 por ciento; los servicios deportivos y recreativos 2.5 por ciento; los servicios culturales 1.6 por ciento, y las agencias de viajes y otros servicios de reserva el 0.9 por ciento complementario.

En el año en cuestión, el gasto de consumo realizado por los turistas dentro del país (consumo interior) resultó de 2 billones 946 mil 090 millones de pesos corrientes. A su interior, el consumo correspondiente al turismo de residentes en México (consumo interno) constituyó el 82.5 por ciento del consumo interior, mientras que el gasto que realizan los visitantes que proceden de otras naciones (consumo receptivo) aportó el restante 17.5 por ciento. Por su parte, el consumo de los turistas residentes fuera del país (consumo emisor) fue de 257 billones 007 millones de pesos. Así, el Consumo Turístico total se ubicó en 3 billones 203 mil 97 millones de pesos corrientes, compuesto en 92 por ciento por el consumo interior y 8% por el consumo emisor.

El Consumo Turístico Interior observó una tasa de crecimiento real de 2.3 por ciento entre 2016 y 2017. Por componentes, el consumo receptivo aumentó 4.9 por ciento y el interno lo hizo en 1.8 por ciento.

El consumo colectivo turístico  para 2017, a precios de ese año, resultó en 112,167 millones de pesos, representando el 4.4 por ciento del consumo total del Gobierno.

La formación bruta de capital fijo relacionada con la actividad turística participó con el 3.5 por ciento de la inversión fija de la economía en 2017 a precios corrientes, al situarse en los 167,707 millones de pesos.

Puestos de trabajo remunerados

En 2017 las actividades relacionadas con el turismo reportaron alrededor de 2.3 millones de puestos de trabajo, lo que significó el 5.9 por ciento de las ocupaciones remuneradas del país. El mayor crecimiento en los empleos dentro del sector se registró en los servicios de transporte de pasajeros que alcanzó una tasa de 3.1 por ciento; seguido por los servicios deportivos y recreativos con 1.5 por ciento, las agencias de viajes y otros servicios de reserva con 1.3 por ciento, el comercio turístico y los denominados “Otros servicios” con 1.1 por ciento, individualmente, los servicios de alojamiento con 0.8 por ciento, los restaurantes, bares y centros nocturnos con 0.7 por ciento, y los servicios culturales con 0.1 por ciento. Por otra parte, el número de ocupaciones remuneradas disminuyó en la fabricación de artesanías y otros bienes turísticos en (-)10.5 por ciento.

Las remuneraciones medias anuales en el sector turístico durante 2017 registraron un monto de 166,944 pesos corrientes por persona ocupada, nivel superior a las remuneraciones medias alcanzadas para el total de la economía que durante el mismo año se situaron en 147,987 pesos por persona ocupada.

Consumo turístico

La Cuenta Satélite del Turismo de México permite identificar el consumo turístico interior, entendido como el gasto realizado por los visitantes dentro del país, tanto residentes (consumo interno), como extranjeros (consumo receptivo); asimismo, registra el consumo turístico emisor, que se identifica como el gasto realizado por los residentes de México en calidad de visitantes en otros países.

Así, durante el año que cubre este reporte, el gasto total del consumo turístico efectuado dentro y fuera del país alcanzó un monto de 3,203,097 millones de pesos corrientes, de los cuales el consumo interior aportó el 92 por ciento del gasto total y el emisor representó el 8% restante.

Cabe señalar que por cada 100 pesos que gastaron los turistas (internos y receptivos) dentro del país, los turistas residentes contribuyeron con alrededor de 82 pesos de dicho consumo.

El Consumo Turístico Interior observó una tasa de crecimiento real de 2.3 por ciento entre 2016 y 2017. Por componentes, el consumo interno aumentó 1.8 por ciento y el receptivo 4.9 por ciento en igual periodo.

El consumo turístico interno según los motivos de viaje se clasifica en gasto por concepto de vacaciones con una participación de 30.3 por ciento respecto al consumo interno, “otros motivos de viaje”   40.1 por ciento, excursionistas 12.8 por ciento, viajes de negocios 5.6 por ciento, y el restante 11.1 por ciento resultó de los gastos previos efectuados antes de un viaje internacional, tales como: la adquisición del transporte por vía aérea y/o terrestre, así como la contratación de paquetes turísticos en alguna agencia de viajes residente.

Para el turismo procedente del resto del mundo, el gasto por motivos vacacionales también es el más importante al representar el 68.4 por ciento, mientras que “otros motivos de viaje”  contribuyeron con el 16.3 por ciento, excursionistas 7.9 por ciento y por motivo de negocios correspondió el 7.4 por ciento.

La Cuenta Satélite del Turismo proporciona una importante desagregación del consumo turístico interior, lo que permite desglosar los gastos que destinaron los turistas a las diversas actividades económicas, resultando lo siguiente en el 2017: servicios de transporte 25.9%; alojamiento, electricidad, gas, agua y otros combustibles (alquileres, su mantenimiento y reparación) 22.7%; restaurantes y hoteles 18.7%; alimentos y bebidas no alcohólicas 11.9%; recreación y cultura 11.2%; adquisición de bienes y servicios diversos (artesanías, cuidados y efectos personales, etc.) 6.5%; sanidad, incluidos los productos medicinales y farmacéuticos, servicios médicos y paramédicos no hospitalarios y servicios hospitalarios 1.7%, y en las relacionadas con el vestido y el calzado 1.4 por ciento.

Respecto al consumo turístico emisor, se sabe que en 2017, de los residentes que visitaron el extranjero, el 31.9% del gasto lo hicieron principalmente como vacacionistas; 26.4% “por otros motivos de viaje”; 24.5% por excursión y 17.2% por viajes de negocios.

Consumo colectivo

El consumo colectivo turístico significa el conjunto de servicios turísticos que proporciona el gobierno en sus distintos niveles y cuyo propósito es el de apoyar las actividades de promoción, legislación, reglamentación, orden y seguridad a visitantes nacionales y extranjeros, fundamentalmente.

Así, en 2017 este gasto ejercido a precios corrientes, constituyó el 4.4 por ciento del consumo total del Gobierno, lo que se traduce en 112,167 millones de pesos.

Formación bruta de capital fijo

La formación bruta de capital fijo relacionada con la actividad turística de 2017 representó el 3.5% de la inversión fija total del país. La mayor parte se destinó a la construcción de infraestructura, edificaciones y otras construcciones turísticas con el 75.6 por ciento, mientras que el 24.4 por ciento restante se orientó a la adquisición de maquinaria y equipo.