MÉXICO, DF, 25 de mayo de 2015.- La reforma energética comienza a exprimir a Pemex para que no pueda competir y está regalando nuestros hidrocarburos a las petroleras privadas, así lo precisó la senadora del PRD, Dolores Padierna, integrante de la Comisión de Energía del Senado de la República.

“La reforma energética en todo su apogeo, aunado a la caída de los precios del petróleo busca espolear, secar, exprimir a Pemex para que no pueda competir y casi regalar nuestros hidrocarburos a las petroleras privadas, el hoyo en las finanzas públicas será monumental; la privatización acelerada está en marcha y es el gran negocio de la actual administración”, advirtió la legisladora del sol azteca a través de un posicionamiento.

Al respecto Padierna Luna, explicó que con el desplome en el precio internacional del petróleo, las autoridades debieron suspender la entrega de hidrocarburos a las empresas privadas a través de licitaciones y concesiones, sin embargo aceleró el proceso y sustituyó los esquemas.

“La caída de los precios le quitó su atractivo a las aguas profundas que era la justificación para hacer la Reforma Energética, así que está licitando campos en aguas someras donde el costo de la producción es más rentable, además está licitando reservas probadas, donde no hay riesgo alguno y la ganancia está asegurada de antemano para los privados”, detalló la integrante de la Comisión de Energía.

La senadora del PRD, acotó que pese a estas pérdidas, en la última licitación, el gobierno federal “se voló la barda” porque el tipo licencias para concesionar campos maduros de Pemex donde ya está hecha toda la inversión, es idéntica a las concesiones; es decir, ya está instalada toda la infraestructura necesaria para producir y varios de los yacimientos de los campos ya está produciendo Pemex.

“Los contratos y licencias se hacen bajo el esquema de producción compartida o concesiones que implican que toda la producción de hidrocarburos se la quedan los privados y le dan al gobierno una pequeña parte la que corresponda a el pago de sus contraprestaciones que son mínimas y una mínima utilidad”, resaltó Padierna.

Aunado a estas condiciones de desventaja, Padierna Luna, recalcó que las petroleras trasnacionales pueden deducir el 100 por ciento de todas sus inversiones y agregó que para 2015, el presupuesto en inversión de Pemex se va a reducir en 14.4 por ciento adicional al recorte ya anunciado y en 2016, con lo que la crisis, insistió acelerará el desmantelamiento de la petrolera mexicana.