CIUDAD DE MÉXICO, 25 de mayo de 2019.- Horas antes de perder la vida, Miguel Ángel Ramos, el capitán del helicóptero de la Marina desplomado en inmediaciones de Jalpan de la Sierra, Querétaro, pidió más combustible para realizar la tarea para la cual viajaban en el momento del accidente: combatir un incendio.

"Esta aeronave consume un promedio de 800 litros de turbosina y tenemos la limitante de que no hay turbosina aquí (Valle Verde, San Luis Potosí), ni el área donde realizamos las descargas (de agua).

"Por lo cual sería muy importante que de alguna manera se gestionara lo necesario para que una pipa de turbosina estuviera aquí y nos brindara el apoyo con combustible, para nosotros no tener que ir al aeropuerto más cercano, que es el de Querétaro y nos queda aproximadamente a 80 millas, una hora y media de vuelo", explicó antes de despegar.

Minutos después despegó de Valle Verde, San Luis Potosí, transportando un helibalde con capacidad de dos mil 500 litros, para cumplir acciones de apoyo a la protección de recursos de Querétaro para sofocar un incendio forestal.

+Por Patria, murieron los 5 marinos en caída de helicóptero: Presidente