CIUDAD DE MÉXICO, 18 de octubre de 2019.- En una jornada mucho más corta de lo que se esperaba, tras casi seis horas de discusión, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, en lo general y en lo particular, el dictamen de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2020, que estima recursos por 6 billones 103 mil 317 millones 400 mil pesos, monto mayor en seis mil 981 millones 600 mil pesos a lo previsto inicialmente.

De acuerdo al dictamen que se aprobó, primero en lo general con 258 votos a favor, 104 en contra y dos abstenciones, y posteriormente en lo particular, con 264 votos en pro y 82 en contra, la proyección de ingresos para 2020 es superior en 265 mil 257 millones 700 mil pesos, al monto estimado para 2019, que fue de 5 billones 838 mil 59 millones 700 mil pesos. 

El dictamen, que se turnó al Senado para su discusión y eventual ratificación, autoriza al Ejecutivo federal a contraer un monto de endeudamiento neto interno hasta por 532 mil 266 millones 100 mil pesos, y un endeudamiento externo neto de cinco mil 300 millones de dólares.

En el caso de las empresas productivas del Estado, incluye la autorización para que Petróleos Mexicanos (Pemex), contrate un monto de endeudamiento interno neto de hasta 10 mil mdp y externo por hasta mil 250 millones de dólares.

Para la Comisión Federal Electricidad (CFE), el monto autorizado de endeudamiento neto interno es de hasta nueve mil 835 mdp y de endeudamiento externo neto hasta por 508 millones de dólares.

El monto de endeudamiento de la Ciudad de México aprobado fue de cuatro mil millones de pesos para el financiamiento contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Ciudad de México para el Ejercicio de 2020.

El dictamen proyecta un superávit primario de 0.7 por ciento; un precio del barril de petróleo de 49 dólares y un tipo de cambio de 20 pesos por dólar.

Entre las modificaciones que se aprobaron, destacaron la realizada por el diputado de Morena, Sergio Mayer, quien propuso otorgar un estímulo fiscal a las empresas dedicadas a la venta de libros, periódicos y revistas, cuyos ingresos en el año en curso no hayan excedido los 6 millones de pesos. El estímulo consiste en la deducción del ISR por un monto equivalente al ocho por ciento del costo de dichos productos.

Otra reserva aprobada fue la modificación para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no sólo canalice los ingresos por aprovechamientos a los estados con problemas financieros para la mejora de su infraestructura, sino también para la atención de desastres naturales.

También se propuso que las empresas dedicadas al transporte terrestre de carga, pasaje y turístico que utilicen la red carretera de cuota, cuyos ingresos anuales sean menores a 300 mdp, puedan acceder a un estímulo fiscal de acreditamiento de gastos, de hasta 50 por ciento, por uso de la red. El planteamiento inicial era que sólo fueran aquellas empresas con ingresos menores a 60 mdp.